Sin la figura del maestro, “nuestra enseñanza ha enterrado al ser humano”

“Ha desaparecido la figura del maestro” dice Massimo Borghesi, filósofo, pedagogo y autor del libro El sujeto ausente, un alegato de aquel ser entraña…

“Ha desaparecido la figura del maestro” dice Massimo Borghesi, filósofo, pedagogo y autor del libro El sujeto ausente, un alegato de aquel ser entrañable que antaño, entre ternura y una cierta disciplina, transmitía valores y convertía “el conocimiento en experiencia y la información en vida compartida con el alumno”. 

Cuando todavía está bien vivo entre la opinión pública el debate sobre la controvertida Ley Orgánica de la Educación (LOE), cuyo proyecto aprobó el Congreso de los Diputados el pasado día 15, voces como la de Borghesi, reivindicando la recuperación del maestro en las escuelas, o la del presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC), Antonio Alvar, quien afirma que “estamos formando minusválidos intelectuales, que repiten como loros”, vienen a cuestionar seriamente el actual sistema educativo, que no va a mejorar, según ellos, con la nueva ley.

El filósofo italiano de 52 años, en sendas entrevistas publicadas por LA VANGUARDIA y ALFA Y OMEGA, considera que el maestro debe volver a ser el sujeto de nuestra educación; una educación que, sin él, “es mera repetición de fríos contenidos acumulados por discutibles criterios programáticos”.

Borghesi, que se define como cristiano y humanista de izquierdas en lo social, explica en su libro que “en nuestros días, está ausente tanto la figura del maestro como la del estudiante; y esto se debe a que se afianzado en la escuela europea de los últimos treinta años una cultura poshumanista, que ha abolido la dimensión del hombre”

“Estamos de frente a la descomposición de la tradición humanista… La figura del maestro se ha convertido en una de las figuras más tristes del panorama social contemporáneo”, se lamenta el experto pedagogo.

La escuela ha matado al maestro

A la vista de los datos que confirman el actual fracaso escolar, Borghesi cree una de las razones fundamentales de ese fracaso es que “nuestra educación ha matado al maestro y está a punto de matar a los alumnos de puro aburrimiento y desmotivación”. “Nuestra escuela, nuestra universidad ya no pretenden formar, sino simplemente informar y hasta en eso fracasa, porque educarse no es acumular conocimientos, sino discriminarlos: distinguir entre lo importante y lo relativo”, atestigua el experto pedagogo.

La principal función del maestro era, precisamente, la de inculcar esa formación motivando al alumno. Es por eso que, “sin maestros, tendremos ciudadanos a la altura de esos programas basura, condenados a una existencia banal sin profundidad ni sentido. Seres manipulables”, cree Borghesi.

“Una vez ha dimitido de su labor de formar y ha fracasado al informar, nuestra educación, impotente para dar y exigir al alumno un sentido ético de su vida que le sirva en todas las situaciones, le imparte cursillitos de educación vial o sobre drogas: ¡Qué mejor educación para las drogas o de la sexualidad que tener criterio formado de persona madura y responsable!… Enséñeles a pensar y ellos aprenderán a ser ciudadanos”, sentencia el filósofo.

La LOE no promueve materias que hagan pensar”

De la misma opinión es Antonio Alvar, presidente de la SEEC, quien también considera que “la falta de conocimientos humanísticos entre nuestros jóvenes es indignante”. “Gran parte de los alumnos es incapaz de comprender y formalizar pensamientos abstractos. Se les da todo hecho y no saben resolver problemas racionalmente o expresarse, ni de forma oral ni escrita”, asegura el también catedrático de Filología Latina. 

En ese sentido, Alvar, que estudió Filosofía y Letras y se convirtió en presidente de la SEEC en el 2000, denuncia que “la LOE no promueve materias que hagan pensar, como el latín… Yo no veo adecuado llenar las escuelas de materias como Educación para la ciudadanía en detrimento del latín, que enseña a pensar responsablemente”.

La crisis de España es también la de Europa

Por otra parte, recuperando a Borghesi, el filósofo considera que “cuando el Estado (español) pretende erigirse en educador único, inevitablemente se cae en una posición totalitaria. Esta omnipresencia del Estado no me sorprende; es una situación análoga a la que viven muchos países de Europa”.

También la crisis de la enseñanza en España, el conocido fracaso escolar, es también, según Borghesi, la crisis de la enseñanza en Europa: “Hay paraísos como Finlandia. Pero es un problema europeo: Francia, Italia, Reino Unido o España sufren el mismo mal… Porque, de los años 60 a esta parte, ha naufragado la concepción humanista del universo que alumbró la civilización occidental en un desconcertante relativismo cultural”.

Cabe señalar aquí, como ya indicamos en una anterior informaciónque Finlandia lidera el ranking de los 28 países analizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su Informe PISA 2003, donde quedaba patente el fracaso de los alumnos españoles en materias como la lectura, las matemáticas y las ciencias.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>