Sínodo de los jóvenes: reclaman una Iglesia más “auténtica y transparente”

El Instrumentum laboris que elaboró el Vaticano incluye sus demandas: reforzar la tolerancia cero con los abusos sexuales, una Iglesia interactiva donde “no sean solo sermones”, y preocupaciones sobre temas como la aplicación de la moral sexual

Jóvenes de todo el mundo le pidieron al Vaticano una Iglesia “auténtica y transparente” y abierta al “diálogo” para debatir sus problemáticas, como la igualdad entre sexos, el rol de la mujer en la sociedad y la “tolerancia cero” ante la pedofilia, según el “Instrumentum laboris” del sínodo divulgado este martes por la Santa Sede.

El documento servirá como hoja de ruta del debate que tendrán obispos de los cinco continentes durante el Sínodo que se celebrará del 3 al 28 de octubre en Roma con el lema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, para el que fueron consultadas miles de personas.

“Los jóvenes de hoy desean una Iglesia auténtica. Con esto deseamos expresar, en particular modo a la jerarquía eclesiástica, nuestro pedido para una comunidad transparente, acogedora, honesta, atractiva, comunicativa, accesible, feliz e interactiva”, sentencia el punto número 67 del documento.

A lo largo de 214 puntos, el extenso escrito recoge las propuestas de jóvenes de entre 16 y 29 años a la Iglesia ante sus problemas, como corrupción, pedofilia y la mala preparación de los sacerdotes, y plantea sus inquietudes frente a problemáticas de un mundo “globalizado”.

En 13 capítulos, el texto resalta el “cambio de época” que vive el mundo tanto a nivel “antropológico” como “cultural”, en el que los jóvenes advierten más que cualquier otro sector sobre las “nuevas oportunidades” y las “amenazas inéditas” que aparecen. Entre las reclamaciones, destaca el de “reforzar la política de tolerancia cero contra los abusos sexuales al interno de las propias instituciones”.

La Iglesia asume y toma conciencia de que “un gran número de jóvenes procedentes de las áreas más secularizadas no piden nada a la Iglesia porque no la consideran una interlocutora significativa para su existencia” e incluso otros “piden expresamente que les dejen en paz porque sienten su presencia molesta e incluso irritante”.

Esta reacción, admite el documento, “tiene como raíz razones serias y respetables: los escándalos sexuales y económicos sobre los que los jóvenes piden a la Iglesia reforzar la tolerancia cero contra los abusos sexuales”.

Los jóvenes quieren “que la Iglesia sea una institución que brille por su ejemplo, competencia, corresponsabilidad y solidez cultural” y que “compartan su situación de vida” y “no solo sean sermones”.

El trabajo también incluye las “fuertes desigualdades sociales y económicas” que impulsan a caer en el crimen y en el narcotráfico, “especialmente en América Latina”, de la corrupción, de la falta de libertades fundamentales en algunas regiones y, sobre todo, de las dependencias, en particular la droga y el alcohol.

El escrito presentado por el cardenal Lorenzo Baldisseri dedica amplio espacio a la crítica de la falta de oportunidades laborales, el trabajo precario o en condiciones de explotación y el desempleo juvenil, que “anestesia la utopía” juvenil.

Por primera vez en un texto de este tipo el Vaticano recogió las preocupaciones juveniles porque “muchos jóvenes católicos no siguen las indicaciones de la moral sexual de la Iglesia”.

En ese sentido, las consultas hechas por la Santa Sede recogieron las preocupaciones para que se hable en el Sínodo “abiertamente y sin prejuicios”, tratando temas como los métodos anticonceptivos, el aborto, la homosexualidad, la convivencia y el matrimonio. También aparecen las preocupaciones por el rol de la mujer en la Iglesia y en la sociedad en general.

Además, el escrito incluye los reclamos recibidos de parte de jóvenes LGBT en busca de “mayor cercanía”, así como consultas de las conferencias episcopales sobre qué proponerles a “los jóvenes que en vez de formar parejas heterosexuales deciden constituir parejas homosexuales y desean estar cercanos a la Iglesia”.

Asimismo se hablará de la cada vez mayor dificultad para relacionarse con el mundo de los adultos y “tomar decisiones”, por ejemplo para “realizar un proyecto de matrimonio sin poner en riesgo la autosuficiencia económica”. “Muchos jóvenes se preguntan cómo es posible una elección definitiva en un mundo donde nada parece ser estable, ni siquiera la distinción entre verdadero y falso”, se lee en el texto. 

Para la elaboración del documento, el Vaticano consultó a las diversas conferencias episcopales y puso online un cuestionario que durante 2017 fue respondido por más de 200.000 jóvenes, informó Baldisseri.

Además, incluyó las conclusiones de la reunión pre-sinodal hecha en marzo en Roma con la presencia de 300 jóvenes de todo el mundo.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>