Socialdemócratas históricos proponen estabilizar la eurozona convirtiendo deuda pública en bonos de la UE

Los países de la zona euro se ven sometidos a la ‘dictadura’ de las agencias de calificación, cuyo oligopolio controla y dec…

Forum Libertas

Los países de la zona euro se ven sometidos a la ‘dictadura’ de las agencias de calificación, cuyo oligopolio controla y decide sobre la estabilidad de los estados miembros más endeudados. Ante esa realidad, un grupo de socialdemócratas históricos europeos proponen convertir parte de la deuda pública de la zona euro en bonos de la UE.

Su propuesta incluye que sea el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEE) quien emita los bonos, con cargo al propio FEEE o al Banco Europeo de Inversiones (BEI), que actualmente ya financia proyectos de endeudamiento en países del Este o en Marruecos, por ejemplo.

Michel Rocard, Jan Pronk, Jacek Saryusz-Wolski, Jorge Sampaio, Mario Soares, Guy Verhofstadt o Stuart Holland, entre otros, han apoyado esta iniciativa y han puesto su firma en un manifiesto en este sentido.

Fuera de su alcance

Estos históricos de la socialdemocracia consideran que la conversión en bonos de la UE de una parte de la deuda pública de los países más afectados por la crisis en la eurozona no tiene por qué hacerse necesariamente a través del mercado.

La idea es que la deuda quede en manos de la propia UE y al no estar expuesta a los mercados también quedaría fuera del alcance de las principales agencias de calificación, es decir de Moody’s, Estandar & Poor’s y Fitch Group, con sedes en Nueva York y Londres, que tienen sus sedes centrales fuera de la zona euro.

Además, el tipo de interés lo podrían fijar los ministros de Finanzas del Eurogrupo sobre la base de la sostenibilidad.

De llevarse a cabo, la propuesta beneficiaría, sin duda, no sólo a los estados de la eurozona sino también a bancos, empresas e incluso familias, sin posibilidades de reactivar su economía en la actual situación de endeudamiento generalizado.

La UE, sin apenas deuda

Cabe destacar que, aunque la mayoría de los estados miembros están fuertemente endeudados, entre otras razones por haber acudido al rescate de los bancos, la Unión Europea por sí misma tiene un endeudamiento prácticamente nulo.

Tanto es así que, incluyendo las ayudas que han aportado a ciertos países a partir del pasado mes de mayo, la deuda de la UE es inferior al 1% de su PIB.

Así, con la emisión de bonos a cargo del FEEF o del BEI se podría solucionar una buena parte del problema del endeudamiento de los países de la zona euro sin crear apenas un nuevo problema.

Los pagos se podrían atender a partir de los retornos generados por proyectos de cofinanciación como sucede con las emisiones del BEI. Hay que destacar que actualmente la financiación a proyectos por parte del BEI duplica la del Banco Mundial.

Hace ya cincuenta años que emite sus propios bonos sin necesidad de garantías nacionales ni de transferencias fiscales y ninguno de los principales países de la eurozona computa sus créditos dentro de su deuda pública.

¿Por qué no?

La pregunta es: si ya se están emitiendo bonos para otras finalidades, como operaciones de desarrollo, ¿por qué no hacerlo con la deuda pública de los estados miembros?

Actualmente lo que se está haciendo es adjudicar préstamos sobre el Banco Europeo y sobre los países miembros a intereses muy altos. De esta manera, lo que se haría es retirar de la circulación una parte importante de la deuda. Se trata de una solución mejor que la actual.

El mejor ejemplo de que el sistema actual no funciona es Grecia. Grecia no puede pagar y cada vez se endeuda más. ¿Cómo pagará? ¿Qué produce y qué vende que le sirva para reducir la deuda? Y este mismo problema lo tienen de alguna manera Portugal y también en parte España.

Hazte socio

También te puede gustar