Sólo los cristianos pueden ver La Pasión en Malasia

La Pasión de Cristo, el film de Mel Gibson que se ha estrenado con éxito en casi todo el mundo, incluso en países árabes, sólo será accesible en Ma…

La Pasión de Cristo, el film de Mel Gibson que se ha estrenado con éxito en casi todo el mundo, incluso en países árabes, sólo será accesible en Malasia a los cristianos. El país asiático, oficialmente musulmán, tiene 25 millones de habitantes, dos tercios de ellos musulmanes. El resto son indios y chinos, con un 9% de cristianos, un tercio de ellos católicos.

 La Pasión, que en otros países musulmanes se vio ya hace meses, ha estado durante todo este tiempo en los despachos de la Oficina de Censura de Películas de Kuala Lumpur hasta que el primer ministro, Datuk Seri Abdullah Ahmad Badawi finalmente ha decidido aprobar que se emita sólo para cristianos en cines designados para ello. De todas formas ya hace meses que circula en DVDs y video CDs a dos dólares en el mercado negro.

 Podía haber sido peor. En 1998 se prohibió la emisión de El Príncipe de Egipto, la película de dibujos animados de la productora de Steven Spielberg, protagonizada por Moisés. La idea de que se representen pictórica o cinematográficamente profetas sagrados como Musa (Moisés) o Isá (Jesús) no está bien vista en el Islam.

 Con todo, el obispo católico de Malaca-Johor, Paul Tan Chee Ing, cree que la restricción “sólo cristianos” no ayuda al diálogo interreligioso. “No deberíamos exagerar negativamente nuestras diferencias, sino que deberíamos señalar nuestras similitudes y la película La pasión de Cristo podría ser un trampolín maravilloso para el diálogo entre religiones que aumente nuestra comprensión y aceptación mutua”, ha declarado al diario de HERALD, de Kuala Lumpur.

 ¿Películas budistas, también sólo para budistas?

 Más crítica ha sido la diputada del Partido de la Acción Democrática Teresa Kok, que dijo estar sorprendida y entristecida por la restricción. “¿Es que el gobierno va a implantar ahora la política de que las películas sobre el Islam y personajes islámicos sólo pueden verlas musulmanes, las películas sobre Buda y el budismo sólo las han de ver budistas y las que tratan de hinduismo sólo son para hindúes?”, se pregunta.

 La diputada Kok recuerda que esa no es la constante de los últimos años: así, El pequeño buda, sobre Gautama Buda, o Siete años en el Tibet, sobre el Dalai Lama e incluso el clásico Jesús de Nazaret de Zefirelli se exhibieron en cines malayos sin restricciones. “El pueblo de malasia debería ser libre para ver cualquier película de su elección”, dice la diputada pidiendo que se levanten las restricciones.

 Otros países musulmanes

 La Pasión de Cristo tiene un tema central: que Cristo padeció, murió y resucitó. Y esto es una enseñanza contraria al Islam, que como otras corrientes monofisitas antiguas enseña que Jesús no murió realmente en la Cruz, sino que sólo lo pareció a ojos de los verdugos. Por lo tanto, tampoco resucitó. Pese a esto, la película de Mel Gibson se ha visto con gran éxito de taquilla en países musulmanes como Egipto, la petrolera y diminuta Qatar, Siria, Líbano, Jordania, los Emiratos Árabes e incluso Irán. En la isla petrolera de Bahrein la película se prohibió. En Indonesia, el país vecino de Malasia y el que tiene más musulmanes del planeta los censores recortaron las escenas más sanguinarias pero permitieron que se viera en todo el país.

 En Arabia Saudí, donde está prohibido expresar cualquier religión que no sea el Islam, circulan copias piratas de DVD en inglés con subtítulos en árabe desde marzo.  Un vendedor clandestino explicó a ARAB NEWS que se las estaban quitando de las manos: “a mis compradores no les gustan las películas subtituladas pero ésta me la están comprando”.

 Tráfico de CDs en China

 Los chinos de Hong Kong, Macao y Taiwán vieron la película en los cines el pasado abril. En Hong Kong se hicieron pases especiales en dos cines contratados por católicos y protestantes, con oraciones antes de cada pase.

 Pero los habitantes del resto de China sólo van a poder verla en los DVDs piratas que circulan por el país y que también pueden bajarse desde Internet. Los católicos de la iglesia clandestina fiel al Papa y de la patriótica, controlada por el Partido Comunista, acuden al mercado negro o las copias piratas para ver la película. Un estudiante católico de la universidad de Tangshan (a 160 kilómetros al sureste de Pekín) recomendó la película a sus amigos. “Después de verla, uno de ellos me pidió que le explicara más historias de la Biblia y otró expresó su deseo de unirse  a la Iglesia”, explicaba en ASIANEWS.IT

 Las películas que entran en China deben someterse a una estricta censura del Gobierno. El estado enseña ateísmo en los colegios y los libros de texto definen a Jesús como un personaje mítico. Según un webmaster católico chino que hace declaraciones en ASIANEWS.IT, “La Pasión es una herramienta de evangelización muy poderosa que como demuestra la demanda de DVDs pirata en la calle ha significado un fuerte impacto contra el ateismo”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>