Soñar a lo grande

La experiencia de ser hijo e hija, nos permite descubrir la belleza de ser amados antes: los hijos son amados antes de que lleguen

soñar

El papa Francisco con su hábil y atractiva dialéctica nos dice:

  • “Cuánto podrían ser alentados los jóvenes por Jesús adolescente para soñar a lo grande”.

La expresión: “Soñar a lo grande” me ha parecido una genialidad expresiva y brillante de Francisco, que siempre es capaz de utilizar un lenguaje motivador;  con el que acierta, convence y conquista.

Y Francisco, en la misma línea, y ahora para los padres y madres, continua diciendo en otro lugar:

  • “Los hijos son la alegría de la familia y de la sociedad. No son un problema de biología reproductiva, ni uno de los tantos modos de realizarse. Y mucho menos son una posesión de los padres… ¡No!”.

Para mí particularmente es un acierto total el que su Santidad de estas explicaciones, pues aunque están aparentemente claras, no lo es para muchos que no conocen aun el divino fundamento de la trascendente existencia humana.

Y sigue insistiendo Francisco con su carisma y con su fuerza habitual:

  • “Los hijos son un don. Ser hijo e hija, según el designio de Dios, significa llevar en sí la gratísima esperanza de un amor que se ha realizado absoluta y plenamente”.

Y al respecto de ello, con finura y minuciosamente, sigue perfilando detalles el Papa:

  • “Se ama a un hijo porque es hijo, no porque es hermoso, no porque piensa como yo o encarna mis deseos”.

“Un hijo es un hijo: una vida engendrada por nosotros, pero destinada a él, a su bien, al bien de la familia, de la sociedad, de toda la humanidad”.

Uno, al menos yo, se queda sin palabras cuando tiene que comentar estas cosas, porque sencillamente: más y mejor no se puede decir.

Y Francisco sigue mostrando un panorama alentador.

Sus palabras llenan de esperanza nuestras vidas y nos dibujan un horizonte que nos permite soñar: “soñar a lo grande”. Soñar despiertos. Soñar con el corazón, con el alma y con el espíritu. Soñar sabiendo que nuestras vidas son un regalo, para que con ellas conquistemos la felicidad nuestra y la de los demás:

  • “La experiencia de ser hijo e hija, nos permite descubrir la belleza de ser amados antes: los hijos son amados antes de que lleguen. Cuántas veces encuentro en la plaza a madres que me muestran “la panza” y me piden la bendición…”.

Y me uno al pensamiento claro y nítido  de Francisco para decir que esos niños claramente son amados con ilusión, ternura y cariño, antes de venir al mundo.

Y para terminar podríamos decir, uniéndonos a las intenciones y a los sentimientos  del Papa, que un cristiano que no sabe dar gracias por ser padre o madre, o por ser hijo o hija, o por tantas cosas más, es alguien que ha olvidado:

  • “El lenguaje de Dios”.

Qué pena pero desgraciadamente lo hemos olvidado y tenemos que recuperarlo para poder vivir en plenitud de felicidad y amor.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>