Sony No: debe pagar a los cristianos

“Rápido, necesito una biblioteca”. Esta frase que dice uno de los personajes de la película del “Código” fue acogida con risas y silbidos por el públi…

Forum Libertas

“Rápido, necesito una biblioteca”. Esta frase que dice uno de los personajes de la película del “Código” fue acogida con risas y silbidos por el público de Cannes, que osciló en su estreno entre la actitud de mofa y la frialdad.

Los críticos son coincidentes: la película, incluso tratándose de un filme comercial, es todavía mucho peor que la novela, mucho más plano y faltado de credibilidad. Claro que lo que le falta de interés cinematográfico lo suplirá Sony con su brutal campaña publicitaria. Parece como si esta empresa se jugara en este filme no sólo los cuartos sino también su potencial como multinacional.

Primera reflexión: Sony debería pagar. Moralmente debe experimentar un coste que solamente lo puede proporcionar los millones de católicos del mundo.

Sin prisas se está preparando una actuación informativa dirigida a promover que no se compren productos de esta marca. En definitiva, en todos los campos en los que actúa existen alternativas iguales y mejores a precios absolutamente interesantes. Mantendremos al corriente a nuestros lectores cuando este proyecto se haga realidad. En él todo el mundo tendrá posibilidad de ser útil, bastará con no comprar Sony. ¡Sony no!

Segunda reflexión: los gobiernos asiáticos manifiestan una mayor sensibilidad por el insulto a los cristianos que el mundo europeo. Retengamos este dato porque no es baladí.

Lo que ha decidido el gobierno de la India, como informábamos en ForumLibertas, de visionar previamente la película a petición de las comunidades cristiana y musulmana para comprobar si hay ofensa real, es un gesto que honra a la sensibilidad de aquel país emergente, como los que se han producido en otros lugares como Corea del Sur , Tailandia y Filipinas.

Una buena parte de Europa, empezando por la propia España, es una realidad neopagana. Lo de la España católica es un mito como lo constatan las cifras de asistencia a misa. Sería sano mentalmente reconocer esta realidad empezando por la propia Iglesia para recuperar una exigencia de testimonio y de misión mucho más fuerte que la actual.

El catolicismo español no es además la religión del establishment, sino de la gente con menores ingresos, las mujeres y las personas de más de 50 años. Ni a los universitarios ni a los empresarios les interesa el hecho religioso, a menos que cambiemos nuestra forma de actuar y presentarlo.

Tercera reflexión: una cosa es ser respetuoso, “hacer limonada con limones” y otra “pasar”. Deben producirse gestos espontáneos de personas, comunidades, colectivos, que manifiesten su rechazo a la película, porque en nombre de la libertad de expresión no se puede promover la criminalización de toda una comunidad como es la cristiana, a base de acusarla de mentir y asesinar a lo largo de 2000 años de su historia.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar