Sudán recibirá ayudas de la comunidad internacional por valor de 2.000 millones de euros

La comunidad internacional se comprometió este martes, 12 de abril, a ayudar a Sudán con 2.000 millones de euros, una cifra muy superior a los 780 mil…

La comunidad internacional se comprometió este martes, 12 de abril, a ayudar a Sudán con 2.000 millones de euros, una cifra muy superior a los 780 millones que habían solicitado las Naciones Unidas para poder reconstruir el maltrecho país africano. Mientras tanto, continúan cometiéndose abusos contra civiles al sur del país por parte de las milicias progubernamentales y se agudiza la situación de falta de alimentos por la que atraviesan los 200.000 refugiados de Darfur en Chad.

 

De los 60 países presentes en la cumbre de donantes de Oslo, en Noruega, Estados Unidos es el que donará la mayor parte de los fondos para socorrer al pueblo sudanés. El vicesecretario norteamericano, Robert Zoellick, anunció que su Gobierno aportará 657 millones de euros este año y que ya ha pedido al Congreso otros 694.

 

“Apostar por Sudán”

 

“Es el momento de apostar por Sudán”, afirmó Zoellick, mientras matizaba que la recuperación de la paz, la democracia y la economía es una condición necesaria para que el país “no vuelva a caer en las profundidades del conflicto”.

 

De la misma opinión es la Comisión Europea, que insiste en que las ayudas están supeditadas a que la situación en la zona mejore. De ser así, la Comisión se ha comprometido a aumentar su contribución de 590 millones de euros en los próximos dos años con otros 160 millones. Estas cifras no incluyen una eventual respuesta humanitaria e incremento del apoyo de la Unión Europea a las fuerzas pacificadoras que la Unión Africana tiene desplegadas en Darfur.

 

Resultados satisfactorios

 

El ministro noruego de Desarrollo, Hilde Frafjord Jonson, considera que el resultado de la cumbre de donantes es satisfactorio porque las ayudas prometidas “conseguirán cubrir las necesidades calculadas” por la ONU y evitar así que casi dos millones de personas se queden sin comida “en cuestión de semanas”, tal como advertía Kofi Annan.

 

La donación de los países reunidos en Oslo también ha satisfecho al director de Human Rights Watch en África, Peter Takirambudde, quien ha calificado el resultado de la cumbre de “paso excelente”, que “debería frenar la limpieza étnica” que están sufriendo en la región de Darfur más de dos millones de personas.

 

Al mismo tiempo, esta organización pro derechos humanos es de la opinión de que el Consejo de Seguridad de la ONU entregue al Tribunal Penal Internacional una lista que incluya los presuntos responsables de la guerra que ha asolado la región, un documento que ya obra en poder del fiscal de ese organismo, Luis Moreno Ocampo.

 

Un conflicto eterno

 

El conflicto armado entre el Gobierno islámico y los independentistas sureños del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán ha causado ya cerca de dos millones de muertos y cuatro millones de desplazados, después de 22 años de conflicto. El pasado mes de enero, las partes en conflicto lograron firmar un primer acuerdo para iniciar la reconstrucción del país, pero los enfrentamientos y la situación de hambre y pobreza han continuado en la zona.

 

Sólo en Darfur, desde 2003, casi 200.000 personas han muerto a consecuencia del hambre y de las enfermedades derivadas de los enfrentamientos entre paramilitares favorables al Gobierno, los janjaweed (jinetes armados), y las milicias rebeldes locales.

 

Escudos humanos y abusos

 

Activistas humanitarios de Derechos Humanos han advertido de que las milicias progubernamentales que operan en el sur de Sudán están impidiendo el regreso a sus hogares de los civiles secuestrados, a los que utilizan como escudos humanos ante posibles ataques de los rebeldes. Al mismo tiempo, están cobrando impuestos ilegales a las poblaciones de la zona, que intentan en vano reconducir sus vidas en medio del caos.

 

Klaus Stieglitz, de la organización alemana de Derechos Humanos Señales de Esperanza, constata que las actividades de estas milicias son el principal obstáculo para hacer efectivo el acuerdo de paz firmado en enero.

 

La amenaza del hambre

 

Al mismo tiempo, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha informado a la ONU de que los 200.000 refugiados que hay en Chad, provenientes de Darfur, podrían dejar de recibir los víveres que necesitan por falta de fondos. A esta cifra habría que sumar más de un millón de personas que sufren recortes de raciones en la región occidental de Sudán.

 

“Necesitamos comida ahora”, subrayó el director del PMA en Chad, Stefano Porretti, quien explicó que el programa necesita de forma urgente 87 millones de dólares para cubrir las necesidades de alimentos de este año y el próximo en los campamentos de refugiados sudaneses.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>