Hay que insistir en el amor

El amor se ha convertido en una palabra extraña, sirve para todo, pero casi nunca para lo decisivo. Más bien debería ser al revés