Sin conocimiento de Dios, el que nos sea dado alcanzar a cada uno, tampoco nos conoceremos a nosotros mismos

Alegría i Educación (VIII): Vocación de realidad y autoconocimiento (3ª parte).

Solo quien se conoce puede ser dueño de sí y solo quien sea dueño de su propia persona podrá hacer entrega responsable de ella

Alegría y educación (VII): Vocación de realidad y autoconocimiento (2ª parte)

Si de verdad queremos hacer de nuestros niños y jóvenes personas optimistas y alegres, habremos de actuar siempre desde la verdad

Alegría y educación (VI): Vocación de realidad y autoconocimiento (1ª parte)