Fusilado con un crucifijo, pedía perdón a Dios una y otra vez por sus enemigos

Al padre Tirso de Jesús María lo condenó a muerte un Tribunal Popular en Toledo y cuando lo iban a fusilar pedía perdón a Dios por sus ejecutores