Salvó a la señora que la refugiaba, diciendo: dejadla, la única monja soy yo

Sor María de los Ángeles Ginard dijo a los milicianos en la casa donde se escondía: esta señora no es monja, dejadla, la única monja soy yo