Si es preciso moriremos mártires; el padecimiento será breve; el gozo, eterno

El claretiano Adolfo de Esteban escribía en 1936: “Si es preciso moriremos mártires de la fe de Jesucristo. El padecimiento será breve; el gozo, eterno”

Con el cuerpo destrozado, perdonó a sus asesinos y les besó las manos

Antes de morir de resultas de las torturas, Bartolomé Rodríguez, párroco de Munera (Albacete), besó las manos de sus asesinos

Al mártir Pedro Poveda: “La orden viene de muy alto, eres un pez muy gordo que has hecho mucho daño”

San Pedro Poveda, fundador de la Institución Teresiana, pidió a la Virgen en 1926 la gracia de ser mártir

Lo descuartizaron vivo tras sobrevivir a su fusilamiento

Al sacerdote paúl José Ibáñez lo descuartizaron vivo en el Ateneo libertario de Chamberí, donde el día antes lo habían paseado desnudo, azotado y fusilado

14 estudiantes claretianos martirizados por responder al Viva Cristo Rey de un sacerdote

El sacerdote Manuel Jové respondió con vivas a Cristo Rey ante las propuestas de apostasía y lo mismo hicieron 14 estudiantes claretianos que iban con él

Iban a la muerte con la sonrisa en los labios y perdonando a sus asesinos

Un testigo de la ejecución de tres claretianos en la prisión de Lérida atestiguó que fueron al martirio con la sonrisa en los labios y perdonando

El párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados

José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa

Una comunidad orante de presos que fueron a morir cantando el Miserere

El hermano Buenaventura Pío, otros dos lasalianos y un sacerdote, salieron hacia su fusilamiento cantando el Miserere

Lo mandó matar un miliciano al que había hecho muchos favores

El padre Teófilo convirtió su colegio en hospital de sangre (republicano), pero un exalumno al que había hecho muchos favores lo denunció y lo mataron

Lo que sea de la Iglesia será de mí, dijo el mártir de La Verdad de Murcia

El sacerdote Pedro Sánchez no quiso abandonar el edificio del periódico La Verdad de Murcia y fue fusilado junto a su hermano, que sobrevivió

Cuando lo apresaron gritaba: «¡Viva Cristo Rey!, ¡Señor perdónalos!»

El sacerdote Juan Manuel Felices gritaba ¡Viva Cristo Rey! y ¡Señor perdónalos! al apresarle los que lo matarían junto a los obispos de Almería y Guadix

El párroco de Rubí, mártir cuyas iniciativas alabó Chesterton

Cuando el ayuntamiento republicano prohibió tocar las campanas, el párroco de Rubí iluminó el campanario para comunicarse con sus feligreses

El mártir de 19 años que regresó para “vivir y morir siendo religioso”

El agustino Marcos Pérez regresó en cuanto pudo de casa de sus padres a la comunidad de El Escorial, con la que fue asesinado en Paracuellos

Por decir ¡Jesús! a uno que estornudó le detuvieron y asesinaron

El mercedario José Reñé dijo ¡Jesús! a un anarquista que estornudó en su pensión, revelando que era católico, lo que bastó para que lo mataran.

Os perdono, porque quiero morir como Jesús que perdonó a los que le crucificaron

El claretiano José Reixac perdonó a quienes le fusilaron dejándole malherido, recordándoles que Jesús perdonó a los que le crucificaron