Perdonó a sus asesinos, que luego expulsaron de casa a su octogenaria madre

El sacerdote Juan Ventura, de 61 años, cuando le fusilaban pidió permiso para hablar y perdonó a sus asesinos, que luego saquearon su casa