El Papa Francisco, con los jóvenes durante la Audiencia general

Ante el deseo de “destruir la cruz” del Estado Islámico, el Papa llama a la “fraternidad, el diálogo y la amistad”

Francisco recuerda que en su silencio en Auschwitz rezó por sus víctimas y pensó en este mundo “enfermo de crueldad, de dolor, de guerra y de odio”. La revista de ISIS proclama que “la sangre de los infieles se debe derramar” y que el mandamiento es claro: “matar a los infieles”