Las propuestas de CC.OO para las pensiones: no han entendido nada

Ese prodigio del escultismo