Alcorisa

Pidió un preso cualquiera, porque tenía ganas de fusilar a alguien

Al no encontrar resistencia en Alcorisa, el cabecilla revolucionario de Foz de Calanda tenía ganas de fusilar y le entregaron al paúl Luis Aguirre

Con el cuerpo destrozado, perdonó a sus asesinos y les besó las manos

Antes de morir de resultas de las torturas, Bartolomé Rodríguez, párroco de Munera (Albacete), besó las manos de sus asesinos

Iban a la muerte con la sonrisa en los labios y perdonando a sus asesinos

Un testigo de la ejecución de tres claretianos en la prisión de Lérida atestiguó que fueron al martirio con la sonrisa en los labios y perdonando

Sus últimas palabras fueron para perdonar a los que le mutilaron

El sacerdote Jesús Gigante, asesinado como el mártir Justo Arévalo en Valdepeñas, perdonó a los que le mutilaron antes de matarlo

Una comunidad orante de presos que fueron a morir cantando el Miserere

El hermano Buenaventura Pío, otros dos lasalianos y un sacerdote, salieron hacia su fusilamiento cantando el Miserere

Cuando lo apresaron gritaba: «¡Viva Cristo Rey!, ¡Señor perdónalos!»

El sacerdote Juan Manuel Felices gritaba ¡Viva Cristo Rey! y ¡Señor perdónalos! al apresarle los que lo matarían junto a los obispos de Almería y Guadix

El mártir mercedario cazado como una alimaña

El mercedario gerundense Francisco Mitjá fue cazado por una partida organizada por el comité de Pinós (Lleida)

Decidme quién me va a fusilar, para besarle la mano y darle las gracias

El sacerdote operario diocesano Guillermo Plaza quiso besarle la mano a su asesino para agradecer que le abría las puertas del cielo

Por decir ¡Jesús! a uno que estornudó le detuvieron y asesinaron

El mercedario José Reñé dijo ¡Jesús! a un anarquista que estornudó en su pensión, revelando que era católico, lo que bastó para que lo mataran.

Os perdono, porque quiero morir como Jesús que perdonó a los que le crucificaron

El claretiano José Reixac perdonó a quienes le fusilaron dejándole malherido, recordándoles que Jesús perdonó a los que le crucificaron

Vais a matarme, pero os perdono y os conservo un pedazo de Cielo

La laica ontiñentina Crescencia Valls prometió conseguir un pedazo de Cielo a quienes la martirizaron junto a tres de sus hermanas

Montcada i Reixac, matadero de mártires de Barcelona

En el cementerio de Montcada i Reixac asesinaron al menos a 1.155 personas no residentes allí, entre ellas el obispo de Barcelona, Manuel Irurita

Sacerdote y monja hermanos, mueren perdonando y vitoreando a Cristo Rey

María y José Fenollosa, monja y párroco, fueron asesinados en días sucesivos en Gilet y Sagunto, perdonando y vitoreando a Cristo

No quiero vender la joya del sacerdocio por unos días más de vida

Josep Masquef no quiso ocultarse ni salvar la vida a costa de “vender la joya que obtuve cuando canté misa”

Martirio de una madre con su hijo disminuido, su hermana e hija religiosas

Sofía Ximénez fue asesinada con su hijo disminuido Luis, su hermana Purificación y su hijastra María Josefa (ambas religiosas vedruna)