Alcorisa

Pidió un preso cualquiera, porque tenía ganas de fusilar a alguien

Al no encontrar resistencia en Alcorisa, el cabecilla revolucionario de Foz de Calanda tenía ganas de fusilar y le entregaron al paúl Luis Aguirre

Con el cuerpo destrozado, perdonó a sus asesinos y les besó las manos

Antes de morir de resultas de las torturas, Bartolomé Rodríguez, párroco de Munera (Albacete), besó las manos de sus asesinos

Al mártir Pedro Poveda: “La orden viene de muy alto, eres un pez muy gordo que has hecho mucho daño”

San Pedro Poveda, fundador de la Institución Teresiana, pidió a la Virgen en 1926 la gracia de ser mártir

El párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados

José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa

No puedo apartar de mi mente a aquel joven sacerdote que yo maté

Entre los 40 mártires asesinados el 23 de julio de 1936 está el joven sacerdote menorquín Juan Huguet, cuyo heroísmo reconocía su mismo asesino

Nada necesito, mi alma se unirá pronto a Dios

El sacerdote Pedro Gambín entregó su crucifijo a un verdugo en señal de perdón y tras ser fusilado dijo a quien acudió en su auxilio: nada necesito

Lo único que puedo concederos es el perdón, dijo el mártir a sus asesinos

El sacerdote almeriense Manuel Navarro dijo a los milicianos que fueron a arrestarlo: “¿qué queréis de mí? Yo lo único que puedo concederos es el perdón”

El cura que pidió a sus asesinos tiempo para perdonarlos

Diego Llorca dijo a quienes le iban a matar que esperaran un poco, pues quería perdonarlos, y así lo hizo antes de gritar ¡Viva Cristo Rey!

Cuando lo apresaron gritaba: «¡Viva Cristo Rey!, ¡Señor perdónalos!»

El sacerdote Juan Manuel Felices gritaba ¡Viva Cristo Rey! y ¡Señor perdónalos! al apresarle los que lo matarían junto a los obispos de Almería y Guadix

Preguntaron desde donde llamaba, dio la dirección y fueron a matarlo

El hermano Ildefonso Luis hablaba con otro religioso por teléfono, se puso un miliciano y preguntó desde donde llamaba, lo dijo y fueron a matarlo

Ofrecieron su vida por la salvación de España

Rafael Alonso y Carlos Díaz, de Acción Católica, se ofrecieron por la salvación de España en su última vigilia de Adoración Nocturna

La cruz acústica dominical

Cruz habitual como un templo

Vais a matarme, pero os perdono y os conservo un pedazo de Cielo

La laica ontiñentina Crescencia Valls prometió conseguir un pedazo de Cielo a quienes la martirizaron junto a tres de sus hermanas

No lo iban a matar, pero se abrazó a su maestro y fue mártir con él

Sebastián Llorens refugió en su casa al sacerdote Jaime Puig, y cuando le fueron a disparar, se abrazó a él, por lo que también le dispararon y ambos fueron mártires

Mientras lo fusilaban dijo: Perdónalos, Señor, que no saben lo que hacen

El laico Juan Moya pudo alzar los brazos y pedir a Dios “perdónalos”; luego sus asesinos dejaron el cuerpo destrozado para que lo comieran las fieras