Alcorisa

Pidió un preso cualquiera, porque tenía ganas de fusilar a alguien

Al no encontrar resistencia en Alcorisa, el cabecilla revolucionario de Foz de Calanda tenía ganas de fusilar y le entregaron al paúl Luis Aguirre

Con el cuerpo destrozado, perdonó a sus asesinos y les besó las manos

Antes de morir de resultas de las torturas, Bartolomé Rodríguez, párroco de Munera (Albacete), besó las manos de sus asesinos

Al mártir Pedro Poveda: “La orden viene de muy alto, eres un pez muy gordo que has hecho mucho daño”

San Pedro Poveda, fundador de la Institución Teresiana, pidió a la Virgen en 1926 la gracia de ser mártir

Lo descuartizaron vivo tras sobrevivir a su fusilamiento

Al sacerdote paúl José Ibáñez lo descuartizaron vivo en el Ateneo libertario de Chamberí, donde el día antes lo habían paseado desnudo, azotado y fusilado

14 estudiantes claretianos martirizados por responder al Viva Cristo Rey de un sacerdote

El sacerdote Manuel Jové respondió con vivas a Cristo Rey ante las propuestas de apostasía y lo mismo hicieron 14 estudiantes claretianos que iban con él

Iban a la muerte con la sonrisa en los labios y perdonando a sus asesinos

Un testigo de la ejecución de tres claretianos en la prisión de Lérida atestiguó que fueron al martirio con la sonrisa en los labios y perdonando

El párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados

José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa

No puedo apartar de mi mente a aquel joven sacerdote que yo maté

Entre los 40 mártires asesinados el 23 de julio de 1936 está el joven sacerdote menorquín Juan Huguet, cuyo heroísmo reconocía su mismo asesino

Asesinados a traición tras rendirse la Guardia Civil en Morón

Entre los asesinados tras el asalto al cuartel de la Guardia Civil en Morón hay dos mártires salesianos previamente encarcelados

Sus últimas palabras fueron para perdonar a los que le mutilaron

El sacerdote Jesús Gigante, asesinado como el mártir Justo Arévalo en Valdepeñas, perdonó a los que le mutilaron antes de matarlo

Nada necesito, mi alma se unirá pronto a Dios

El sacerdote Pedro Gambín entregó su crucifijo a un verdugo en señal de perdón y tras ser fusilado dijo a quien acudió en su auxilio: nada necesito

No quiero defenderme, porque el Señor tampoco se defendió

El sacerdote de 71 años Enrique Gómez no quiso evitar su arresto: “no quiero defenderme, porque el Señor tampoco se defendió cuando lo iban a matar”

Una comunidad orante de presos que fueron a morir cantando el Miserere

El hermano Buenaventura Pío, otros dos lasalianos y un sacerdote, salieron hacia su fusilamiento cantando el Miserere

Lo mandó matar un miliciano al que había hecho muchos favores

El padre Teófilo convirtió su colegio en hospital de sangre (republicano), pero un exalumno al que había hecho muchos favores lo denunció y lo mataron

Lo único que puedo concederos es el perdón, dijo el mártir a sus asesinos

El sacerdote almeriense Manuel Navarro dijo a los milicianos que fueron a arrestarlo: “¿qué queréis de mí? Yo lo único que puedo concederos es el perdón”