No os venguéis, dijo, antes de que le amputaran miembros y le sacaran los ojos

Antes del simulacro de juicio y del martirio, el párroco de Conesa dijo a su madre: No lloréis mi muerte, no os venguéis