Estamos enfermos de “capitalismo de amiguetes”