La monja que murió repitiendo: ¡perdónales, perdónales!

María Pilar de San Francisco de Borja, carmelita en Guadalajara, rezaba así por los que la mataban: “¡perdónales, perdónales!”