Taizé, un oasis de fe sin complejos para jóvenes del siglo XXI (y IV): “Aquí los jóvenes se sienten partícipes y acogidos tal como son”

El hermano Roger –fundador de la comunidad- invitó a diversas comunidades de monjas a Taizé. Las hermanas de San Andrés (ig…

El hermano Roger –fundador de la comunidad- invitó a diversas comunidades de monjas a Taizé. Las hermanas de San Andrés (ignacianas, de la que Angelina forma parte) se ocupan de la tienda donde se venden las manualidades hechas por los hermanos. También acompañan a todas las chicas permanentes (180 en ese momento). Además, se encargan de la secretaría (inscripciones) y de la acogida de adultos.

Las hermanas de las Hijas de la Caridad se encargan de la enfermería. Por último están las hermanas Ursulinas (polacas) que se ocupan de todo el colectivo ortodoxo (Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Polonia) y hablan todas las lenguas eslavas.

Háblenos de su vocación y de cómo conoció Taizé

Conocí a esta orden hace 42 años aquí en Taizé. Vine como permanente y fue al cabo de unos años de estar aquí que vi claro que quería entrar en esta orden. En este lugar se han formado muchas parejas y despertado muchas vocaciones.

El Cristo que conocemos a nivel intelectual, en Taizé se nos hace vivo a través de la oración y de la simplicidad que emana este ambiente.

¿Cómo se puede entrar en esta comunidad de hermanas?

Si eres voluntaria y tienes ganas de conocer esto, puedes hablar con un hermano (los chicos) o hermana (las chicas) y entonces se ve si esto te conviene o no.

La vocación la encuentras más con la oración, por ejemplo con una semana de silencio. Entonces ves si realmente hay una llamada. Durante la semana de silencio el hermano/a te da textos para orar. Pero no te creas, tampoco se ve muy claro. Es un riesgo que corres.

¿Cuál es el principal motivo para que los jóvenes vengan a Taizé?

Aquí viene mucha gente buscando un sentido a su vida. Hay quien viene por la oración y también hay gente que viene aquí porque se sienten acogidos tal como son. Nosotros siempre que es posible damos un trabajo, esto hace que todos se sientan parte de esto, es una de las claves. Luego está la simplicidad. Aquí todo es sencillo y esto le va a la gente.

Es importante que haya unas pautas, no puedes hacer lo que quieres. O se hace reflexión o se trabaja. La reflexión bíblica de las mañanas sirve de catequesis ante la ignorancia religiosa que hay, se trata de que los jóvenes descubran la fe.

¿Ha notado un cambio entre los jóvenes que vinieron en los años 70?

El mayo del 68 hizo que los jóvenes quisieran comprometerse toda la vida. Ahora se nota que estamos en una situación de bienestar, todo el mundo necesita tiempo para sí mismo.

Se nota que hay jóvenes a los que nadie les ha transmitido la fe. La buscan y descubren aquí.

¿Cómo explica que una generación a la que no han explicado qué es Dios tenga necesidad de venir a Taizé?

Hay cosas que están en las manos de Dios. En el hombre hay un deseo de Dios. O lo sigues o no lo sigues, hay cosas de las que no somos dueños.

¿Cómo es la experiencia de acompañar a una joven?

Es un camino, cada uno tiene una línea de fe. Se trata de descubrir cómo Dios está conviviendo en esa persona y ver cómo salir adelante. Seguimos la manera ignaciana de hacerlo pero lo adaptamos a la chica porque la persona es lo más importante.

¿Qué buscan aquí la mayoría de chicas permanentes?

Una experiencia espiritual que sobre todo es una experiencia de vida dada a los demás. Hacen esta experiencia de entrega a los demás a través de un trabajo por la mañana y otro por la tarde, las oraciones y una vida comunitaria.

En cuanto a los que vienen aquí una semana y se vuelven a casa, ¿no le da miedo que se olviden de lo que han vivido aquí?

Lo más difícil es reintegrarte porque tienes que encontrar la manera. El hermano Roger siempre les decía a los jóvenes: “os tenéis que llevar una sola cosa de todo lo que habéis vivido. Elegid sólo una para poner en práctica. Silencio, amistad, abrirse a los demás, lo que sea, pero ponedlo en práctica”. Pero todo lo que vives aquí no puedes vivirlo en casa.

¿Hay peligro en un efecto burbuja para los permanentes que pasan mucho tiempo aquí cuando regresan?

No, hay un momento en que ya lo ves y decides volver.

¿Por qué tienen tanto peso los cantos en Taizé?

Hay mucha tradición en la iglesia ortodoxa de cantos cortos y repetitivos. De esta forma la oración entra dentro. Son palabras que hablan a la gente. Fue toda una búsqueda. Al inicio todo era muy monástico pero desde que vinieron los jóvenes y para que todos pudieran participar del canto se adoptó este estilo.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>