Te compras un piso y lo pagan tus hijos: Hipotecas a 30 años y más

Los plazos de las hipotecas para la adquisición de una vivienda han pulverizado todos los records y han alcanzado máximos históricos en el mercado esp…

Los plazos de las hipotecas para la adquisición de una vivienda han pulverizado todos los records y han alcanzado máximos históricos en el mercado español. Las causas son el incremento de los tipos de interés y el encarecimiento de la vivienda. Los consumidores que quieran pagar unas cuotas mensuales más cómodas se tendrán que hipotecar de por vida.

 

Según el Colegio de Registradores de la Propiedad, a finales de junio de 2006 la contratación media de una hipoteca era de 26 años y 10 meses, o sea, un incremento de 7 meses más que tres meses antes, en marzo. De hecho, hay comunidades que sobrepasan la duración media de 28 años, lo que lleva a deducir que hay consumidores que se hipotecan en más de 30 años.

En un año, la duración se ha alargado en 22 meses, después de haberse mantenido estable desde el 2003, como se puede observar en la siguiente tabla.

 

CONTRATACIÓN MEDIA DE LAS HIPOTECAS

Año

Amortización

(número de años)

Hipoteca

(importe medio en euros)

1990

12

44.786

1991

13

46.005

1992

14

48.790

1993

15

46.131

1994

16

45.000

1995

17

44.303

1996

18

47.378

1997

19

50.786

1998

20

55.887

1999

21

61.829

2000

22

69.063

2001

23

75.645

2002

24

85.458

2003

25

97.202

2004

25

110.226

2005

25

124.538

2006

26 y 10 meses

137.114

 

En los últimos 17 años analizados cabe resaltar el constante incremento del importe medio, en euros, que han registrado las hipotecas a partir de 1995. Desde 1990 hasta esa fecha las oscilaciones en la media de los préstamos hipotecarios habían llevado a igualar la cifra de ambos años, por encima de los 44.000 euros.

 

Carrera ascendente

 

Sin embargo, a partir de 1996 los incrementos son constantes y, sobre todo, en los últimos 6 años la carrera ascendente del importe medio de las hipotecas no baja de los 10.000 euros por año. De hecho, prácticamente en ese periodo se ha doblado la media de las hipotecas. En 2004, 2005 y 2006 los aumentos fueron de más de 13.000, más de 14.000 y casi 13.000 euros respectivamente.

 

A pesar de que entre 2003 y 2005 el número de años de amortización se mantuvo estable, lo cierto es que el fuerte incremento del precio de la vivienda ha sido uno de los factores determinantes en el aumento de los plazos de los préstamos hipotecarios.

 

La evolución del precio del metro cuadrado de los pisos se había encarecido de media en junio pasado un 6,3 por ciento con respecto a los doce meses anteriores, según certifican los datos de la obra nueva en el mercado español de la Sociedad de Tasación. Mientras que hacer una reforma integral de un piso es algo accesible, adquirir un piso nuevo se está convirtiendo cada vez en algo más complicado.

 

Encarecimiento de los tipos

 

El otro factor que ha jugado un rol concluyente en la fuerte aceleración en alza de los plazos de las hipotecas es, sin duda, el encarecimiento del precio del dinero. En poca más de un año los tipos de interés han subido por encima del 60 por ciento, o sea, han pasado del 2 por ciento al 3,25 por ciento.

 

Además, se esperan en los próximos meses nuevas alzas de los tipos, con lo que las cuotas mensuales o el plazo de contratación de los préstamos tenderán también a crecer. Así, a los consumidores no les queda otra alternativa, si quieren pagar unas cuotas más o menos asequibles, que alargar el crédito en el tiempo.

 

Madrid (28 años y 6 meses), Cataluña (28 años y 1 mes) y las Islas Baleares (27 años y 6 meses) son las comunidades autónomas del Estado que registran la duración media más grande de las hipotecas.

 

En el otro extremo, Asturias, el País Valenciano, y Castilla y León son las comunidades donde la contratación de los préstamos se realiza en un plazo de tiempo más corto.

 

Alargar cuota, la trampa

 

La Asociación Hipotecaria Española viene a desmontar el tópico, extendido entre los consumidores, de que la subida de los tipos se puede compensar en la cuota con una extensión del plazo de la amortización de la hipoteca.

 

Según esta asociación, que agrupa a la mayoría de entidades financieras del Estado, la duración máxima de la financiación no debe exceder nunca los 20 años. A partir de este plazo no se producen descensos significativos en las cuotas mensuales.

 

En un contexto de tipos de interés bajos, al mismo tiempo, se producen disminuciones de las cuotas por encima incluso de los 30 años.

“El capital a devolver acaba repartiéndose entre muchas más cuotas mensuales y el ahorro en cada cuota ya no es significativo” dicen los expertos. “Pero el préstamo acaba penalizado por el pago de los altos intereses” añaden las mismas fuentes financieras.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>