Teresa Forcades y Lucía Caram “están descolocadas, su misión es otra”, afirma un miembro del Tribunal Eclesiástico

El monje franciscano Ramon Domenech, doctor en Derecho Canónico y miembro del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, considera que las monj…

El monje franciscano Ramon Domenech, doctor en Derecho Canónico y miembro del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, considera que las monjas Teresa Forcades y Lucía Caram "están descolocadas" y "su misión es otra", no "estar todo el día en los platós de televisión", como se está demostrando desde hace ya algún tiempo.

Domenech ha asegurado en declaraciones a la agencia EFE que el Derecho Canónico no contempla ninguna dispensa temporal del hábito para dedicarse a la política, tal y como ha sugerido recientemente Forcades, impulsora de la candidatura Procés Constituent, que anunció que pediría una "exclaustración" temporal para poder presentarse como candidata en las próximas elecciones autonómicas.

"El Derecho Canónigo no habla tampoco de que no puedan dedicarse a la política", ha explicado el experto, franciscano desde 1959, que se licenció en Derecho en la Universidad de Lleida y se doctoró en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca.

"Yo creo que el problema se ha desmadrado porque las dos religiosas se han apartado de su sitio. Todo el mundo puede defender sus ideas. Lucía Caram ha hecho una obra buena con los pobres, pero a mi me parece que ahora las dos se han descolocado un poco porque su misión es otra", ha insistido el canonista.

Hasta tal punto esto es así que incluso el Vaticano se ha decidido a revisar el activismo de Caram y Forcades, dos monjas en ‘fuera de juego’ que no parece vayan a echar marcha atrás en sus pretensiones y enfrentamiento político-clerical.

"De plató en plató de televisión"

El padre Domenech cree que la Iglesia no aplicará ninguna medida contra las dos monjas, a pesar de que "son contemplativas, de clausura, y andan todo el día de plató en plató de televisión", ha criticado el miembro del Tribunal Eclesiástico de Barcelona.

"El Derecho Canónico dice que las religiosas contemplativas son personas dedicadas a la oración y al recogimiento. Una religiosa tiene una identidad y una misión. La identidad es su institución, que ella ha escogido libremente. Y su misión es lo que hace dentro de ella", ha añadido.

Según Doménech, cada congregación -benedictina en el caso de Forcades y dominica en el caso de Caram- tienen sus normativas particulares y para que ambas se dediquen a la política sería suficiente con un permiso de sus congregaciones o del dicasterio de la Congregación de la Vida Consagrada, el ministerio vaticano para las órdenes religiosas.

Lo de Forcades, "me ha hecho reír"

"Eso que ha dicho Forcades de que pedirá la exclaustración por dos años me ha hecho reír. No existe en el Derecho Canónico. Si cuelga el hábito después no puede volver", ha dicho el franciscano, que ha añadido que sí existe la dispensas de servicios para atender a familiares enfermos o por estudios, pero sin dejar de ser religiosos.

"Dispensa de votos y volver a profesar, eso no existe en el Derecho Canónico. Creo que Forcades lee las normas según su criterio. Dar una dispensa por razones políticas, es la primera vez que lo oigo", ha afirmado el canonista.

Domenech ha criticado que "parece que estas dos religiosas vivan en la televisión, y eso hace daño a la vista, sin contar el daño que hacen a sus comunidades".

"Respeto mucho a Forcades y a Caram por el servicio que hacen a los más necesitados, pero no viven la realidad que prometieron. Si quieren que dejen de ser contemplativas y hagan de religiosas de vida activa -misioneras o activistas sociales en parroquias-, pero ellas van por libre y han ido por su cuenta", ha insistido Domenech.

El lenguaje de Caram

El doctor en Derecho Canónico también ha reprobado "el lenguaje que utiliza sor Lucia Caram, porque se tiene que ser elegante en la vida, la elegancia no se puede perder nunca".

Según Domenech, la jerarquía eclesiástica será "prudente" con la actuación de las dos monjas "por eso los obispos están callados", aunque no les gusta que "vayan corriendo por los platós de televisión. Es como si un carnicero, en vez de estar en la carnicería, se pasara el día en la plaza".

"Aunque sé que Caram quiere la notoriedad para conseguir dinero para sus obras, le digo que no todo vale, hay que mantener cierta dignidad. Y se han aprovechado de ser religiosas. Han encontrado el filón que las ha llevado aquí. Es una situación anómala. Hay religiosas que trabajan tanto o más que ellas cada día con los desfavorecidos y no salen en la televisión", ha concluido Domenech.

Hazte socio

También te puede gustar