¿Tiempos de crisis? Generalitat, Ayuntamiento y Diputación, gobernadas por CiU, subvencionan el gay Pride Barcelona

La crisis está ahogando a los ciudadanos hasta extremos en muchos casos difícilmente soportables. Sin embargo, mientras crecen el barraq…

La crisis está ahogando a los ciudadanos hasta extremos en muchos casos difícilmente soportables. Sin embargo, mientras crecen el barraquismo, los ‘sin techo’ o el número de personas atendidas por Cáritas, la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona, gobernadas por CiU, subvencionan ‘Pride Barcelona 2012’, el festival gay más grande del ‘Orgullo LGBT del Mediterraneo’.

Durante cuatro días, del 28 de junio al 1 de julio, y según los propios organizadores, se celebrarán en Barcelona, entre otras actividades, fiestas gays en bares y discotecas; una Fiesta de la Espuma; una carrera de tacones; un concurso de ‘Miss Drag Pride’; un desfile de carrozas en la Avenida María Cristina de Montjuïc, donde también habrá un ‘Village’ y estará el escenario principal del festival; una gran fiesta en la playa, que empezará a las diez de la mañana y se alargará hasta la madrugada siguiente; y el ‘Tibidabo Pride Day’, es decir un día en el parque de atracciones que es de propiedad municipal y, por tanto, pagado con el dinero de todos los ciudadanos.

Todo ello organizado por colectivos de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTB) y con el incondicional apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, de la Diputación y de la Generalitat.

La recepción oficial de los participantes en este festival se celebrará en el Axel Hotel y, por ejemplo, el premio de la carrera de tacones es de 250 euros y el de Miss Drag Pride Barcelona de 500 euros y otros 500 en regalos.

El gran desfile de fin de fiesta empezará en la Plaza Universidad y recorrerá dos kilómetros hasta llegar a la Plaza de España, donde se iniciará una monumental fiesta con diversos DJ que pondrán el punto final a este festival gay.

Se trata del cuarto festival Pride Barcelona que los organizadores llevan a cabo en la capital catalana, que ya se ha convertido en un verdadero reclamo para el turismo gay, y los organizadores hablan de hasta 150.000 asistentes para esta edición.

¿Tiempos de crisis?

Lo primero que cabe preguntarse ante la situación de crisis aguda que se está viviendo, y habiendo tantas necesidades por cubrir, es por qué las tres principales instituciones de Cataluña, gobernadas por Convergència i Unió, destinan recursos a subvencionar fiestas de 24 horas en la playa, desfiles en carroza, baños de espuma, elecciones de Miss Drag Pride o ceder el parque de atracciones de propiedad municipal.

No se trata de realizar una crítica a estas subvenciones de las Administraciones porque se trate de organizaciones gays, aunque habría que preguntarse si esas ayudas para este tipo de actividades las concederían a otras entidades o asociaciones que no pertenecieran al lobby homosexual; o más bien les dirían que cómo se les ocurre pedir todo eso en tiempos de crisis como los actuales.

La crítica va dirigida a qué se destina el dinero. La excusa de que esto es para promocionar el turismo homosexual es una excusa falsa, como lo es la justificación de que el AVE vaya a Galicia. Es decir, hay aplicaciones de este dinero de efectos mucho más rentables y multiplicadores que no promover un determinado turismo gay en Barcelona.

Más ‘sin techo’ y barraquismo

Sin ir más lejos, habría que recordar a CiU que la Generalitat ha recortado la Renta Mínima de Inserción (RMI), las ayudas a las familias con hijos o las destinadas a asociaciones de padres y madres de las escuelas.

Como consecuencia, entre otras causas, del recorte en la RMI muchas personas se han sumado a la larga lista de quienes viven en la calle sin un techo donde guarecerse.

En ese sentido, Cáritas viene informando de que está desbordada porque los servicios municipales para los ‘sin techo’ no dan abasto. Los ayuntamientos están en quiebra por falta de dinero y la Diputación no aporta soluciones.

También habría que recordar al Ayuntamiento que no hace prácticamente nada para combatir el barraquismo, mientras son los propios vecinos quienes se organizan para crear una red de apoyo a estas personas que acaban malviviendo en una barraca construida con sus propias manos, mientras la Administración municipal no contesta a sus demandas.

Cada vez son más las personas que acaban viviendo en una barraca en unas condiciones que pueden acabar en tragedia, como sucedió recientemente en una de las barracas del 22@, el distrito tecnológico de la ciudad, al morir tres hombres y una mujer rumanos tras el incendio en un solar ocupado.

Los propios vecinos de Poblenou están hartos de pedir al Ayuntamiento que ponga los medios para evitar el barraquismo. “Hay más de un centenar de asentamientos con cientos de personas que viven en una situación miserable y sin alternativas de ningún tipo. El Ayuntamiento de Barcelona tiene que pasar de las palabras a la acción” afirmaba hace unos días Joan Maria Soler, de la asociación de vecinos de este barrio.

Sin embargo, sí hay recursos para subvencionar el festival gay Pride Barcelona, con la excusa de fomentar este tipo de turismo. En cualquier caso, si la nueva política económica de CiU consiste en promover el turismo homosexual, como en fomentar el juego y la prostitución a través de Eurovegas, los ciudadanos deberían tomar buena nota de ello.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>