Tiempos revueltos. ¿ Al borde de una guerra?

guerra

Vivimos tiempos revueltos, extraños. Por ejemplo, nunca desde la Guerra Fría hemos estado tan cerca de un conflicto bélico entre los Estados Unidos y Rusia, y vivirlo en la mayor de las indiferencias. Un choque que el país atlántico parece perseguir con ahínco a partir del momento en que su doctrina exterior pasa por rodear en un cerco asfixiante e injustificado a aquel país. Empezó años atrás con el intento de atraer a Georgia a la OTAN -que terminó mal para los georgianos-, pasa después por el golpe de estado, que siempre se ignora en Ucrania para destruir al gobierno democráticamente elegido porque era “pro ruso”, y que dio lugar a la ocupación de Crimea por aquel país y al conflicto bélico en su frontera, reducido, pero no solventado.

Discurre también por la extraña posición de Washington en relación a Siria. El Estado Islámico ya no existiría si ambos países hubieran pactado una alianza que el complejo industrial-militar no quiere. Y ahora en dos actos de clara provocación sitúa el conflicto al borde del abismo. En un  caso, en Siria, derribando a un avión gubernamental, en otra inmediatamente después en el Báltico, cuando un caza de la OTAN intentó la interceptación del avión en el que viajaba el Ministro Ruso de Defensa. Son provocaciones. Lo más anómalo del caso es que toda la actividad militar americana en Siria se realiza contra los tratados internacionales que protegen la soberanía de los países, y de las propias Naciones Unidas. Pero esto, como ya sucedió con el golpe de estado de Ucrania, parece interesar poco a los grandes medios de comunicación occidentales.

La ruptura de todo contacto entre los ejércitos de Estados Unidos y Rusia en Siria, dejan el escenario al albur de cualquier incidente que pueda desencadenar una tragedia bélica.

¿No resulta acaso extraño la persecución a que se somete desde el establishment a Trump y a miembros de su gobierno por la llamada “conexión rusa”?

¿Acaso no es deseable y siempre se ha hecho mantener canales informales con gobiernos con los que se quiere rebajar la tensión? Es cómico y a la vez trágico que el mayor tinglado mundial (junto con las “majors” del ramo) de control de Internet sea el del gobierno de Estados Unidos, que se ha dedicado a espiar hasta a aliados ilustres como la propia Merkel,  que acuse a Rusia de influir en las elecciones americanas, pero cuela en muchas mentalidades, aunque es evidente que  Rusia no tiene ningún  Edward Snowden refugiado en una ciudad americana, por haber ha explicado como su gobierno manipula la red. Son los Estados Unidos quienes hoy por hoy amenazan a los demás, no Rusia. Y son ellos los que someten al mundo, y en especial a Europa al riesgo de una guerra.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Putin és el millor polític d´Europa, un home de valors. I no sóc antiamericà, però el racisme antirús dels nostres mitjans de comunicació a Catalunya i Occident fa vergonya aliena.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>