Todo es provisional en tu vida

Guste o no guste, se quiera o no admitir, hay una realidad en la vida de todos los humanos, sean o no creyentes, sabios o ignorantes, pobres o ricos q…

Forum Libertas

Guste o no guste, se quiera o no admitir, hay una realidad en la vida de todos los humanos, sean o no creyentes, sabios o ignorantes, pobres o ricos que se impone a todos de un modo absoluto e indiscutible. Todos sin excepción, estamos instalados ahora en lo provisional. Los que gracias a Dios tenemos fe, esperamos lo definitivo, la vida sin fin o inmortalidad, que el Hijo de Dios, Jesucristo, nos ha prometido con su vida, muerte y resurrección. Los ateos, agnósticos, materialistas, aguardan la nada absoluta, sin esperar otra cosa. No hay término medio. Vivimos una sola vez. Ni reencarnación ni repetición, ni repesca para nadie. Ante este dilema inaplazable e indiscutible, se impone una seria reflexión personal y colectiva. No se trata de una lotería, ni de una suerte, sino de vivir o morir según la enseñanza y ejemplo de quien “bajó del cielo”, vino del más allá y nos ha revelado el futuro definitivo que aguarda a los humanos, tras la muerte. Tampoco es el caso de hacer ! bromas, ocurrencias o chistecitos de lo anunciado y que no hemos todavía experimentado ningún viviente. Quien reflexione sobre la caducidad, finitud de su efímera existencia en la tierra, lo más racional sería vivir honestamente, apoyado, si no en un convencimiento de fe, pero sí en un “por si acaso” fuera cierta la vida tras esta vida. La actitud prudente no es reírse, gritar o manifestarse contra los creyentes y cristianos – ¡con lo que nada se logra¡ – sino respetar todas las creencias, sin imponer a nadie el dogma del ateismo. Si se permite el consejo de un cura octogenario, convencido creyente, aunque pecador como todos, sería el siguiente: Ateo o agnóstico, sea cual sea tu postura intelectual y vital, habla a solas o en tu interior al dios desconocido de este o parecido modo: “ Si es que existes, Dios, hazte presente con tu luz, poder y amor a este pobre pecador que duda y hasta teme tu existencia y dame tu mano misericordiosa como al buen ladrón, Dimas”. No quedarás sin respuesta, te lo aseguro. Habrá merecido la pena y para siempre.

Hazte socio

También te puede gustar