Trasplantes: el permiso de la familia del difunto no es necesario

Anuncian en El Correo Gallego del día 17 de marzo que en la actualidad en el Hospital de Santiago de Compostela, más de cien pacientes, de 12 a 66 año…

Forum Libertas

Anuncian en El Correo Gallego del día 17 de marzo que en la actualidad en el Hospital de Santiago de Compostela, más de cien pacientes, de 12 a 66 años, están esperando un órgano para salvar su vida, lo cual califican como grave problema médico y achacan a las negativas de las familias de los fallecidos para autorizar las correspondientes donaciones. Comentaban también recientemente en El Mundo que un 8% de las personas que están a la espera de un órgano vital fallecen anualmente.
 
Considero que se está vulnerando el derecho fundamental a la vida de los pacientes que se encuentran a la espera de un órgano, dado que la Ley de Trasplantes en su artículo 5 dice que, previa comprobación de la muerte, podrá realizarse la extracción de órganos con fines terapéuticos si el fallecido no hubiera dejado constancia expresa de su oposición a la misma.
 
Se están dejado de extraer órganos que cumplen estos requisitos, y podrían salvar vidas, ante la insistencia en la obtención del consentimiento familiar, no preceptivo según la ley. Creo que el derecho a la vida de las personas que se encuentran a la espera de un órgano para poder sobrevivir está por encima, dado que es un derecho fundamental, de los derechos de un fallecido a ser enterrado o incinerado con sus órganos, y por encima de los deseos del familiar al respecto.
Hazte socio

También te puede gustar