Tres cuentos de hadas, de Gustavo Martín Garzo

¿Es aún posible escribir cuentos de hadas? Algunos pensarán que, con la desaparición del mundo rural tradicional, el género ha quedado obsoleto. En po…

¿Es aún posible escribir cuentos de hadas? Algunos pensarán que, con la desaparición del mundo rural tradicional, el género ha quedado obsoleto. En poco más de ciento treinta páginas Gustavo Martín Garzo, retomando aquello de que el movimiento se demuestra andando, nos brinda una trilogía de cuentos da hadas de bellísima factura y, de este modo, cierra el debate.
 
Y lo cierra con brillantez. Desde la primera página tenemos la impresión de adentrarnos en un mundo en el que nos esperan grandes sorpresas, inauditas pero, dentro del pacto establecido entre lector y autor, verosímiles, creíbles incluso. Con una prosa cuidada, viva y rica a un tiempo, Martín Garzo nos acompañará por un universo que, como muy bien demuestra, habíamos abandonado prematuramente.
 
A lo largo del libro, el más estricto respeto a las reglas de la literatura fantástica se combina a la perfección con otros momentos donde el humor y el tono coloquial hacen su aparición, consiguiendo de este modo un estilo directo y fresco que nunca cae en la banalidad. Otro gran acierto: los cuentos no asumen nunca la premisa de que toda narración debe acabar bien. Más bien acaban mal, incluso muy mal, lo cual no les resta ni un ápice valor literario y, por el contrario, sí nos ahorran esos desbordamientos de sensiblería que uno siempre teme encontrarse en los remedos actuales al género.
 
El ambiente mágico inserto en la cotidianidad, el ritmo de la narración, su hábil construcción que mantiene en todo momento la tensión sin forzar las situaciones, con naturalidad, hablan de modo claro del talento de un escritor dotado de una especial sensibilidad para el cuento fantástico. Su recuperación de este venerable género le ha valido el reconocimiento de la crítica con la concesión, merecidísima, del último Premio nacional de literatura infantil y juvenil; pero…
 
Pero, qué difícil es para un autor escribir sin traslucir las ideas de su tiempo. Quizás sea empresa imposible o, al menos, reservada a escasísimas inteligencias que deben pagar su independencia de miras con el precio de la incomprensión por parte de sus coetáneos. No es el caso de Martín Garzo, que acostumbra a tropezar en sus narraciones con la misma piedra, una piedra llamada materialismo.
 
Tras unos inicios prometedores, los textos suelen derivar inexorablemente hacia situaciones donde, a pesar de no existir merma estilística, sufren por una concepción del mundo, de los hombres, de todos los seres, dominada por la desazón que nace de creer que estamos destinados a desaparecer, para siempre y de modo absoluto. Algo muy patente en el caso de Cristina, la niña muerta suplantada temporalmente por un hada. Y no es que aboguemos por el final color de rosa, algo que los mejores cuentos nunca han puesto en primer lugar; el problema es que en ellos había esperanza porque sus autores esperaban la vida eterna, mientras que aquí hay nada, nos atrevemos a conjeturar que porque para Gustavo Martín Garzo no somos más que un momento, brillante o vulgar, en la historia del mundo.
 
Si en algún caso intenta remedarlo, como con la “inexplicable” atracción hacia el calor de quien había amado al fruto del amor entre un dragón y una mujer, aparece forzado y débil a un tiempo, y desde luego no logra disipar esa visión, en el fondo desesperada. Si a esto le añadimos el inevitable toque sexual de nuestro tiempo, sublimado aquí en erotismo, podemos concluir que estamos ante un libro apropiado para personas de mayor edad a las que a priori se dirige la obra. Libro, pues, que trasluce un innegable talento pero que no se libra del nihilismo que todo lo tiñe en este nuestro siglo.
 

 

Tres cuentos de hadas
Gustavo Martín Garzo.
Ilustraciones de Jesús Gabán.
Siruela.
131 págs.
16,50 €
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>