‘Ultimátum a la Tierra’: los aliens de 1951 eran más sabios

"He venido a salvar a la Tierra", dice el extraterrestre Klaatu, interpretado por Keanu Reeves. Luego nos enteramos que lo que les interesa …

"He venido a salvar a la Tierra", dice el extraterrestre Klaatu, interpretado por Keanu Reeves.

Luego nos enteramos que lo que les interesa a los extraterrestreses "salvar al planeta", no a los humanos. Y es que esos aliens se creen con derecho a interferir en nuestro mundo, y nadie se lo cuestiona.

Recapitulemos. "Ultimátum a la Tierra" es un "remake" de una película clásica deciencia ficción de 1951, queen inglés se titula "The Day the Earth StoodStill" yen Hispanoamérica se tituló "El día que paralizaron la Tierra".

En aquella película, emitida en plena GuerraFría,un extraterrestre, Klaatu, de otro planeta perohumanoa todos los efectos, es perseguido por la policíahasta que al final, apoyado por su todopoderoso robot, puede transmitir su mensaje: la Tierra tiene el poder nuclear pero carece de sabiduría para manejarlo. Muy pronto los humanos pondrán en peligro a otros mundos. Los mundos civilizados han enviado un ultimátum: que la Tierra renuncie al armamento nuclear, que haya paz entre sus países.

Así Klaatu y Gort se dirigían a una humanidad amenazada por la guerra nuclear en 1951

Robert Wise, director de la película de 1951, dice que no se dio cuenta de los aspectos "crísticos" de la figura de Klaatu hasta que se los señalaron. En aquella película Klaatu es verdaderamente humano; es asesinado, pero resucita; ha venido a salvar a los hombres; cree en un "Espíritu Omnipotente"; y utiliza el apellido "Carpenter" ("carpintero") para vivir de incógnito entre los hombres.

Curiosamente, casi todo esto desaparece en esta edición, pese a que el director, Scott Derrickson, es un cristiano declarado, autor de una obra tan respetuosa como El Exorcismo de EmilyRose. En este "remake" aparecen representados con sensibilidad varios personajessecundarios que, ante un inminente apocalipsis, rezan. En un helicóptero lleno de científicos, uno rezaavemarías. Pero Klaatu ya no es verdaderamente humano, no es"Carpenter", ni habla de un Espíritu Omnipotente, ni realmente resucita (su "nacimiento" en forma humana recuerda demasiado al Neo que despierta entubado en su cuna-pilaen Matrix)y no viene a salvar a los hombres.

Si enla versión de 1951los alienstenían motivospara interferir en un planeta ajeno (elriesgo de que los hombresusasen algún día las armas nucleares contra ellos) y se limitaban a advertir de los peligros del poder nuclear, sin lanzar un apocalipsis, enel nuevo film han decidido actuar por razones ecológicas. Parten de un dogma: el planeta no pertenece a los humanos. ¿A quién entonces? Un cristiano diría que pertenece sobre todo a Dios, y quemerece ser administrado con amor a la Creación.

Lo que está claro es que si el planeta pertenece a alguien (fuera de Dios), en cualquiercaso,debería ser más a los humanos que a los extaterrestres, ¿no? ¿Con qué derecho ellos decretan eliminara la raza humana y crear el equivalente a un diluvio, con arcas de la alianza y todo, aunque sólo para animales?

Por otra parte,en este remake queda claro que llevan décadascon agentes infiltrados, viviendo entre los humanos. Estos agentes han declarado que los humanos son peligrosos y no que no pueden cambiar, pero que son muy especiales. Sólo al final Klaatu descubrirá loque les hace especiales: la familia, el amor, lagrandeza del sacrificio… ¿es que no podía saberlo ya por sus agentes?Eso debilita la coherencia del guión, que tiene varios agujeros de este tipo.

Derrickson usa magistralmente los efectos especiales, absolutamente satifactorios.Trata deser fiel a algunas imágenesicónicasde la película original: el robot Gort (pero da su nombre tarde ycon una excusa tonta, y además, es poco creíble que tenga una formatan toscamente humanoide cuando la nave no loes en absoluto); la escena del profesor y la pizarracon cálculos matemáticos que Klaatu corrige…

Pero algo ha pasado, quizá,en estos últimos50 años en el cine y en nuestra sociedad. En 1951, la idea era que los extraterrestres, que han alcanzado la paz, eran el modelo que deberíamos imitar, con nuestro esfuerzo.Lo que estapelícula nueva nos dice es que los extraterrestres son majetes como ecologistas, pero que en 2008son ellos los que deben aprender de nosotros.

La Navidad es la historia de un Niño que nace para salvar al mundo de sus pecados. Judíos y paganos en el siglo I se sabían pecadores y necesitados de salvación. Nosotros no, nosotros los del siglo XXIsomos geniales,no somos realmente pecadores,y le damos lecciones a los extraterrestres.

Narnia machaca a ‘La Brújula dorada’ en las taquillas de EEUU, Reino Unido y España
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=9748

‘Stardust’: un buen cuento fantástico, pero sin profundidad
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=9412

‘Los Seis Signos de la Luz’: fantasía familiar ‘made in Walden’
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=9326

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>