Último adiós a Luigi Giussani, con 40.000 personas en la catedral de Milán

La catedral de Milán acogió este jueves, 24 de febrero, una multitudinaria Misa-funeral por el alma de Luigi Giussani, fundador del movimiento Comunió…

La catedral de Milán acogió este jueves, 24 de febrero, una multitudinaria Misa-funeral por el alma de Luigi Giussani, fundador del movimiento Comunión y Liberación (CL), que falleció el martes anterior a los 82 años por complicaciones de una pulmonía. En una celebración presidida por el arzobispo local, el cardenal Dionigi Tettamanzi, se sucedieron las valoraciones sobre la profundidad teológica y la aportación humana del sacerdote difunto, muy conocido y valorado en toda Italia. El presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Joseph Ratzinger, que intervino como enviado especial del Papa Juan Pablo II, definió a Don Giussani como “un hombre que ayudó a mejorar el mundo. Entre el interior y el exterior (con lluvia) del espectacular templo gótico milanés, se congregaron 40.000 personas, muchas de ellas vinculadas al carisma de Comunión y Liberación. En el Duomo, donde 12.000 fieles tuvieron que seguir la celebración de pie o sentados en el suelo, no se cabía.

El silencio y la austeridad en las formas, dos elementos muy propios de la personalidad de Giussani, predominaron durante un funeral al que, además de Giancarlo Cesana y otros dirigentes de Comunión y Liberación, también asistieron autoridades civiles como el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y los presidentes de las cámaras legislativas del país, Pierferdinando Casini y Marcello Pera, así como 7 ministros y decenas de parlamentarios de dentro y fuera de Italia. No faltaron tampoco importantes líderes de movimientos eclesiales, entre ellos Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de San Egidio, un colectivo que curiosamente nació en 1968, el mismo año en que Giussani puso en marcha CL. Y repartidos por las 5 naves de la catedral, se reunieron creyentes de todas las edades, desde adolescentes y jóvenes (en gran número) hasta ancianos.

Al principio de la celebración, que duró apenas una hora, monseñor Rylko leyó un mensaje del Santo Padre, que provocó una cálida reacción en forma de aplauso. Unos minutos después, tras la liturgia de la palabra, Ratzinger pronunció una homilía en la que elogió las principales etapas de la vida de Don Giussani. “Se ha convertido en un auténtico padre para muchos. Y tras atraer a numerosas personas no hacia él, sino hacia Cristo, conquistó muchos corazones y ayudó a mejorar el mundo”, explicó el cardenal alemán. En otro momento posterior de la Eucaristía, el sucesor del fundador de Comunión y Liberación, Julián Carrón, se dirigió a los participantes con un mensaje de esperanza: “Esta reunión, este pueblo, explica la obra llevada a cabo por Dios, y lo hace mucho mejor que cualquier comentario”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>