Un 34% de la renta de las familias españolas es para pagar la vivienda, pero puede superar el 60%

La crisis económica ha provocado una caída del precio de la vivienda en España aproximadamente del 58% desde finales de 2006, jus…

La crisis económica ha provocado una caída del precio de la vivienda en España aproximadamente del 58% desde finales de 2006, justo antes de que estallara la burbuja inmobiliaria. Y, en el caso de la vivienda de segunda mano, el descenso del precio se calcula en un 44%.

A pesar de ello, el esfuerzo familiar para comprar un piso es todavía muy considerable y, durante el primer año de hipoteca, el porcentaje medio que las familias españolas destinan de su renta a ese pago es del 33,8%. En algunas provincias españolas, ese porcentaje puede llegar al 50%.

Esta situación se ve agravada en aquellos casos de cientos de miles de personas que durante la crisis han perdido su empleo o han visto reducirse sustancialmente sus sueldos, sobre todo si compraron su vivienda hace años a un precio desorbitado y siguen pagando la hipoteca aunque los tipos hayan bajado.

Más de un tercio de la renta

Así lo constata un estudio estadístico del Banco de España sobre la cuestión, que muestra cómo el porcentaje medio de la renta que se destina al pago de la casa, concretamente la parte que se invierte durante el primer año de hipoteca, en marzo del año pasado estaba en ese 33,8%.

Ese porcentaje es superior al que se destinaba en 2001 (alrededor del 30%), a pesar del impacto de la crisis, como se puede apreciar en el gráfico adjunto, reproducido a partir de una información publicada por el diario La Vanguardia con los datos del Banco de España.

Cabe resaltar, eso sí, que en 2008 la media de la renta que las familias necesitaban para pagar su piso era de un 50% aproximadamente.

Además, si observamos los datos por provincias, según otro estudio en este caso de Deloitte, el porcentaje de la renta familiar que los españoles destinan a pagar el primer año de hipoteca puede oscilar del 22,4% de Murcia hasta el 63% de Guipúzcoa. En la franja alta se encuentran Barcelona (49,5%), Cádiz (46,6%), Vizcaya (45,3%), Córdoba (42,1%), Sevilla (38,5%), o Málaga y Girona (36,9%). Las familias de Madrid destinan el 35,3%, y la media de las 50 provincias, según Deloitte, destina el 33,1%.

Entre las que están en la zona baja, Pontevedra (24,5%), Lleida (24,7%), Guadalajara (25,3%) o La Rioja (25,9%). Los hogares de Tarragona destinan el 29,7%, Asturias el 30,2%, Cantabria 2l 31,3%, Navarra el 31,5%, Zaragoza el 31,7% y Valencia el 32%, entre otras provincias.

En el gráfico adjunto también se puede observar la línea que indica el número de años necesarios para pagar una vivienda si se destinara toda la renta familiar, teniendo en cuenta los ingresos familiares brutos medios y el precio de un inmueble, también medio, sin financiación.

El pasado mes de marzo la media era de 5,9 años, según el último dato disponible del Banco de España (en el 2000 era inferior), mientras entre diciembre de 2006 y septiembre de 2007, el periodo más alto de la serie histórica, se necesitaban 7,6 años.

Un precio demasiado alto

En cualquier caso, las familias españolas continúan pagando un precio muy alto por su bien material más preciado. En ese sentido, las políticas de las administraciones deberían ir dirigidas a aprovechar el exceso de oferta para intentar reducir aún más los precios; o, en su defecto, aumentar los salarios.

De hecho, los datos que muestra el gráfico tienen que ver precisamente con eso, el estancamiento, cuando no reducción, de los sueldos que cobran los españoles.

También cabe considerar la debilidad del stock de vivienda social en España, que es aún más grave dado el importante volumen de viviendas que tiene el llamado ‘banco malo’ (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria —Sareb—), así como el procedente de otros bancos. Este stock ha aumentado porque se da la circunstancia de que hay más desahucios que ventas de pisos.

Hazte socio

También te puede gustar