Un comité de expertos sitúa el déficit fiscal catalán en el 7,6 por ciento del PIB

La Generalitat encargó, tras el encuentro que tuvieron en noviembre todas las fuerzas parlamentarias catalanas para analizar la reforma del Estatuto, …

La Generalitat encargó, tras el encuentro que tuvieron en noviembre todas las fuerzas parlamentarias catalanas para analizar la reforma del Estatuto, un informe sobre el déficit fiscal de la comunidad autónoma, es decir, sobre la diferencia entre lo que los catalanes pagan como impuestos al Estado y lo que reciben. El comité plural de expertos que ha trabajado estas últimas semanas sobre el tema, tras analizar el período entre 1986 y 2001, concluye que ese déficit fiscal neutralizado es del 7,6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) si se calcula por el método del flujo monetario, mientras que se queda en el 6,1 si se estima mediante el flujo de beneficio. El escrito elaborado por la comisión también constata la existencia de un déficit fiscal no neutralizado, es decir, sin ese mecanismo de corrección. En este caso, la cifra asciende al 9,2 por ciento en el flujo monetario y al 6,8 en cuanto al flujo de beneficio.

En la etapa de 16 años analizada, el déficit no ha parado de crecer, según los expertos. Por ejemplo, en 2001, último ejercicio con estadísticas suficientes, los catalanes aportaron 36.240 millones de euros al Estado español y sólo recibieron, en forma de inversiones y servicios, 24.932, lo que significa una diferencia de 11.307 millones y un 9,2 por ciento del PIB de Cataluña. En otras palabras, y siempre a juicio del comité que ha elaborado el informe, cada uno de los 6,3 millones de catalanes registrados en el censo oficial de 2001 se solidarizó con el resto de España con una cantidad de 1.783 euros (casi 300.000 pesetas) en ese año. Un objetivo en el que coinciden todas las fuerzas políticas parlamentarias es precisamente reducir el déficit fiscal.

Según el informe del Grupo de Trabajo para la Actuación de la Balanza Fiscal de Cataluña (nombre oficial del comité), el déficit referido al flujo monetario “es el más correcto para analizar la influencia que tiene la acción del sector público sobre el crecimiento económico de una región”. Sin embargo, algunos miembros del equipo consideran más adecuados los otros criterios, que arrojan una cifra menor, como es el caso del flujo de beneficio. Partiendo de este criterio, el balance de 2001 es de 36.240 millones de euros aportados por los catalanes al Estado y 27.833 recibidos, lo que supone un saldo negativo de 8.407 millones (el 6,8 por ciento del PIB). En cualquier caso, no existe posición común entre los socios del tripartito que gobierna en la Generalitat a la hora de fijar la cifra para una futura negociación sobre financiación.

El cálculo del déficit fiscal, que es la primera vez que se divulga desde un organismo público, se ha basado, por un lado, en ingresos tributarios, IRPF, otras tasas y determinadas transferencias con origen en Cataluña; y por otro lado, en las transferencias que realiza el Estado en relación con el peso del PIB en esta comunidad autónoma, así como en los ingresos de la Seguridad Social asignados.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>