Un grave problema para el que Maduro no ofrece solución: el régimen chavista acumula más de 89.000 asesinatos en cinco años

Cuando han trascurrido dos semanas desde el fallecimiento de Hugo Chávez y a 15 días del comienzo de la campaña electoral, el pre…

Forum Libertas

Cuando han trascurrido dos semanas desde el fallecimiento de Hugo Chávez y a 15 días del comienzo de la campaña electoral, el presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, y el candidato opositor, Henrique Capriles, andan enzarzados en la búsqueda de votos para los comicios de abril.

Por su parte, Capriles maneja un discurso en el que asegura que "hay que convencer a todos de que nosotros no somos la oposición sino que somos la solución".

Al mismo tiempo, Maduro recurre a la figura de Chávez para reforzar su candidatura: "Ojalá desde nuestro corazón podamos escuchar el mejor regalo que le vamos a poder dar al espíritu de nuestro comandante, ojalá ese 14 de abril escuchemos esa cifra: Nicolás Maduro presidente de la República por 10 millones de votos del pueblo glorioso, bolivariano de Venezuela".

Sin embargo, la campaña del sucesor a dedo del fallecido Chávez no debería basarse en mesianismos o en ensalzar al líder bolivariano tanto como en ofrecer soluciones a los principales problemas con los que se enfrenta el país. Y uno de esos problemas es el del incremento de la violencia en Venezuela.

Más de 89.000 asesinatos en cinco años

De hecho, los asesinatos se han multiplicado por 1,5 en cinco años, según el último informe del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) referente al año 2012. El informe constata que en el año pasado "se observó en Venezuela un incremento generalizado de la violencia, que fue el resultado de un aumento en su magnitud, en sus modalidades y en su extensión territorial".

Ese constante ir a más en el número de homicidios se arrastra ya desde hace tiempo y, sobre todo, en los últimos cinco años. Las cifras no dejan lugar a dudas: 2008 se saldó con 14.589 asesinatos. En 2009 fueron un total de 16.047. Un año después la cifra se elevó a 17.600 homicidios. En 2011, considerado hasta entonces el año más violento de la historia venezolana, se produjeron 19.136 asesinatos. Pero, el récord volvió a superarse en 2012 con una cifra de 21.692 muertes violentas, un 12 por ciento más que el año anterior.

En total, en esos cinco años se produjeron 89.064 asesinatos, una media de casi 49 muertes por esta causa cada día. Y en 2012 la media fue de 59,4 asesinatos diarios.

Uno de los países más violentos del mundo

El OVV destaca en su informe que la violencia se incrementó en su magnitud pues los asesinatos aumentaron a pesar de las diversas medidas adoptadas por el gobierno nacional para su prevención y control.

"Con estas magnitudes, Venezuela se mantiene como uno de los países más violentos e inseguros del mundo y uno de los pocos en América Latina donde se incrementa el delito violento", subraya el informe, que también añade que se ha alcanzado en 2012 una tasa de 73 muertes por cada 100 mil habitantes.

En ese sentido, en el gráfico que acompaña esta información, reproducido de los datos del OVV, se puede ver la evolución que ha seguido la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes desde 1990 hasta 2010.

Según el texto del OVV, las modalidades de violencia se han ido ampliando en el país y los asesinatos se incrementaron en las casas y las calles y se han convertido en una manera de ejecutar delitos contra la propiedad, un mecanismo para resolver conflictos personales o vecinales y una forma de aplicar justicia privada.

También ha aumentado la violencia entre los internos de las cárceles del país. Lo que se presumía debía ser el lugar más seguro se convirtió en un continuo campo de batalla, con la utilización de un armamento de guerra, para asegurar un territorio que debía de estar en manos del Estado.

Otro tanto ha sucedido con los secuestros, que crecieron y afectan a casi todos los sectores sociales del país. El año concluirá con 583 secuestros formalmente denunciados y miles que no se denuncian, y ha dejado de ser un delito que se dirigía a los ricos, afectando a las familias clase media y trabajadora.

La violencia hacia los funcionarios policiales también mostró un aumento importante y la pérdida de respeto hacia la autoridad policial se ha visto expresada hasta la agresión mortal. En 2012 murió 1 funcionario policial cada día.

Violencia por territorios

El informe señala que la violencia se ha extendido por todo el territorio nacional. Si bien las mayores tasas se concentran en la zona central norte, hay una generalización de la violencia y cualquiera de las entidades federales tiene unas tasas de homicidios superiores a las de países como Colombia, Brasil o México.

En la zona central norte, la mayor tasa la tiene el Distrito Capital (con 122 por cada 100 mil habitantes), le sigue Miranda (100), Aragua (92), Vargas (83) y Carabobo (66).

En el oriente del país, la mayor tasa la tiene el estado Sucre (79) que ha tenido un notable crecimiento; le sigue Monagas (62), Anzoátegui (56) y Nueva Esparta (54).

De igual modo, Delta Amacuro, aunque con un número de casos menor, presenta una alta tasa de 87 muertes por cada 100 mil habitantes.

El estado Bolívar, con una tasa de 83 muertes por cada 100 mil habitantes, se convirtió en una de las zonas más violentas del país, igualando a Vargas.

La región andina mostró unas tasas bajas en relación a la media nacional, siendo Trujillo (55) la entidad con más alta tasa y Mérida (41) la más baja. Táchira se mantuvo estable (54).

En la zona central, los estados Guárico y Yaracuy tuvieron las tasas más altas, con 73 muertes por 100 mil habitantes, seguido por Cojedes (66) y Portuguesa (57). Lara tuvo la tasa más baja con 51.

En los llanos, Barinas tuvo una tasa de 52 y Apure de 47. En el occidente del país, el estado Falcón tuvo una tasa de 56.

El estado Zulia (44), junto a Amazonas (42) y Mérida (41), tuvieron las tasas más bajas del país.

Hazte socio

También te puede gustar