Un juez mantiene la “sentencia de muerte” para Terri Schiavo, a pesar de la ley firmada por Bush

El juez federal estadounidense James Whittemore ha rechazado este martes, 22 de marzo, ordenar que se vuelva a conectar la sonda de alimentación a Ter…

Forum Libertas

El juez federal estadounidense James Whittemore ha rechazado este martes, 22 de marzo, ordenar que se vuelva a conectar la sonda de alimentación a Terri Schiavo, la mujer que permanece en coma desde hace 15 años con las constantes vitales estables. A pesar de que el presidente George W. Bush había firmado tan sólo 24 horas antes una ley aprobada por el Congreso que permitía esta conexión, Whittemore ha justificado su decisión argumentando que el recurso presentado por los padres de Terri no tiene ninguna “probabilidad sustancial de éxito”. Mientras tanto, la paciente de 41 años lleva ya 4 días sin alimentos ni hidratación de ningún tipo.

Los padres, firmes en su propósito

Después de escuchar los argumentos presentados por el abogado de los padres de Terri y por el marido de la mujer, Michael Schiavo, el juez federal del distrito de Tampa, en la costa occidental de Florida, decidió no volver a conectar la sonda a la mujer mientras se revisa de nuevo el caso. Los padres de Terri, firmes en su propósito de conseguir la tutoría de su hija, ya han recurrido la decisión del juez Whittemore ante el Tribunal de Atlanta y han declarado que si es rechazado también este recurso presentarán otro ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Cabe recordar que, mientras el marido de Terri, Michael Schiavo, afirma que ella no tiene voluntad de vivir y que era su deseo en el caso de encontrarse en una situación como ésta no vivir artificialmente, los padres de la mujer en coma aseguran, tal como muestran algunas imágenes publicadas en diferentes medios, que ella responde a determinados estímulos y que su condición podría mejorar, reclamando al mismo tiempo el derecho a cuidar de ella.

“Burdo abuso de poder”

A las muchas manifestaciones en favor de mantener con vida a Terri Schiavo se ha sumado también el Centro Powel para la Ética Médica, de la asociación pro vida National Right to Life. Su director, Burke J. Balch, ha asegurado que “el juez Whittemore ha cometido un burdo abuso de poder judicial. Sin dar la más mínima deferencia a un Acta del Congreso, sin ni siquiera dar tiempo a considerar las evidencias o argumentos legales significativos, Whittemore ha ordenado que se ejecute la sentencia de muerte de Terri Schiavo. A menos que tribunales superiores dictaminen la permanencia de la apelación, a una joven se le va a negar lo que tiene cualquier asesino de masas en un tribunal estatal, es decir una posibilidad en un tribunal federal”.

Repercusión en la prensa

El caso de Terri Schiavo ha sido recogido por los medios de comunicación en España de la misma manera que ha repercutido en la opinión pública: los que están a favor y los que están en contra de mantenerla con vida. Sirvan como ejemplo los dos editoriales de este martes de los diarios EL MUNDO y EL PAÍS.

El caso Schiavo

EL PAÍS afirma que “el presidente Bush y el Partido Republicano han dado muestra del radicalismo ideológico que impulsa su acción de gobierno interfiriendo de manera fulminante” en el caso de Terri Schiavo que, según la línea editorial, “más que con la práctica de la eutanasia, tiene que ver con la limitación del esfuerzo terapéutico, una práctica médica habitual en pacientes en situación irreversible”. Argumenta EL PAÍS que “el marido siempre alegó que su mujer le manifestó su deseo de no ser mantenida con vida artificial antes de sufrir el ataque que le produjo la muerte cerebral”, y termina asegurando que “resulta insólita esta interferencia de la política, presidente Bush incluido, en la acción de la justicia a favor de una de las partes en una cuestión familiar”.

¿Quién decide si vive Schiavo?

Por el contrario, el editorial de EL MUNDO cuestiona la credibilidad del marido de Terri al afirmar que “aunque Terri cayó en coma en 1990, no fue hasta ocho años después cuando Michael reveló los deseos de su esposa y comenzó a abogar por su muerte, curiosamente después de haber recibido una suma superior a los dos millones de dólares en concepto de indemnizaciones”.

Una segunda duda que plantea este periódico sobre la postura de Michael Schiavo es que “si su condición de custodio legal le es otorgada por su condición de esposo, el hecho de que tenga ahora una nueva compañera y dos hijos crea un evidente conflicto de intereses que no puede ser ignorado”. Cierra su editorial EL MUNDO afirmando que “ante la imposibilidad de conocer la voluntad de Terri Schiavo, sus intereses estarán más protegidos si se la mantiene con vida, como es el expreso deseo de quienes quieren cuidar de ella”.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar