Un poco de sensatez

Los periódicos necesitan vender, las televisiones audiencia, los partidos políticos ganar las elecciones. Todo ello resultaría perfectamente razonable…

Forum Libertas

Los periódicos necesitan vender, las televisiones audiencia, los partidos políticos ganar las elecciones. Todo ello resultaría perfectamente razonable si cada uno de sus protagonistas partiera del principio de que este interés particular no puede ir en contra del bien común del país, sino que ha de buscar armonizarlo.

Se podría componer una radiografía de España hablando de que algunos alcaldes de pequeñas poblaciones proclaman la República; un grupo del Senado, en el que participan los socialistas, propugnó desposeer al rey de la jefatura del ejército; diversos pueblos niegan ondear la bandera española; grupos de jóvenes queman sistemáticamente la foto del rey; y la radio de la Conferencia Episcopal, en programa de Jiménez Losantos predica la necesidad de su abdicación.

Todo esto sería cierto, pero de la misma manera que sería demagógico afirmar que la Conferencia Episcopal española, por ser titular de la COPE, está detrás de la insistencia entomológica de Jiménez Losantos y su despotrique sobre el rey, también sería demagógico presentar lo que son burbujas de una sociedad inquieta, amplificadas por unos medios de comunicación que quieren vender, y unos partidos políticos que quieren ganar, más que realidades profundas y extendidas en la sociedad española.

De la misma manera que no se puede hablar de recesión, como hace el PP, porque no existe, aunque no es descartable a medio plazo. Toda esta exageración tiene un contrapunto irresponsable en el discurso fantasioso del gobierno, que pretende que aquí no pasa nada y que todo va como una seda, empezando por la economía.

Lo peor de todo es que el partido socialista y, especialmente, el presidente Rodríguez, considera que tienen un gran balance de esta legislatura, excepto en determinados aspectos políticos. Obviamente no es así. El seguimiento atento de los datos que proporciona ForumLibertas permite constatarlo.

Señalemos a vuela pluma solo uno, pero emblemático: este año, según la Ley sobre Dependencia, todos los grandes dependientes deben estar atendidos o percibir la correspondiente aportación económica.

A 1 de octubre no se ha hecho efectiva todavía ni una sola de las prestaciones. Es difícil que se llegue al 31 de diciembre con un cumplimiento razonable de lo previsto. Y eso que hablamos solo del grupo numéricamente más reducido, los que tienen una dependencia total.

Pero en último término, la mayor responsabilidad de este gobierno, es que ha generado un conflicto en el seno de la sociedad española, y este si que es evidente y grave, de unos contra otros. Laicistas contra católicos, escuela publica contra escuela concertada, padres contra escuelas, unas comunidades contra otras, el deterioro de instituciones fundamentales como el Tribunal Constitucional y la propia Corona.

Incluso el fútbol en su versión televisiva, uno de los componentes del circo pagano de nuestro tiempo, es motivo de enfrentamiento entre dos de los grupos prosocialistas de los medios de comunicación, PRISA y MediaPro.

Cuatro años más de Zapatero puede llevar a un grado de tensión extraordinario con el agravante, entonces, de que el bálsamo de la buena marcha de la economía habrá desaparecido.

Todos los protagonistas deberían dar un paso en la buena dirección. Los medios de comunicación deberían atender a aquello que tiene relevancia social en lugar de lo extraño, lo singular, lo atípico. El primer partido de la oposición debería ser capaz de hacer una política donde el proyecto y el sentido de la convivencia pasara por delante de la crítica, o al menos que ésta se convirtiera en algo más ajustado y menos visceral.

La propia Iglesia tiene una gran tarea que empieza en alguno de los programas de la COPE. Su tarea evangelizadora no puede ofrecer contradicciones tan extremas como las que ofrece la imagen del Cardenal Cañizares pidiendo, el domingo, oraciones para el rey, y el lunes en su programa de la mañana en la COPE, Jiménez Losantos continuara practicando el nada recomendable arte del navajeo monárquico.

Desde la transición España ha construido dos realidades históricas: un país democrático y un desarrollo económico más que notable. Todo eso fue posible no con la paz de los cementerios, y sí por una razonable convivencia y la asunción de que el adversario no es el enemigo.

Eso dotó de una estabilidad histórica que ha permitido todos estos logros. Ahora se trata de recuperar todo eso, lo cual no quiere decir silenciar la crítica pero sí practicarla sin demonizar al otro, sin dejarlo reducido a una condición perversa porque entonces a éste no le queda otra respuesta que desaparecer –contrario al más elemental sentido de la supervivencia- o responder con más encono.

Hazte socio

También te puede gustar