Un senador de EEUU: “¡No son ratas de laboratorio, son niños asesinados!”

Un político de Oklahoma denuncia en un discurso las atrocidades cometidas por la multinacional abortista Planned Parenthood al borde de las lágrimas

James Lankford El senador de Estados Unidos James Lankford

El escándalo de Planned Parenthood, el gigante del aborto estadounidense acusado de traficar con órganos humanos y vender las partes de los fetos despedazados, continúa horrorizando a la sociedad estadounidense, y también a la española. En las últimas semanas se ha difundido un vídeo, sobre el que ya informó Infovaticana, en el que el senador estadounidense James Lankford denuncia, hasta el punto de no poder contener las lágrimas, los crímenes de los que se dedican al negocio del aborto.

En el vídeo, el senador comienza su discurso hablando acerca de una protesta que llevaron a cabo algunos defensores de los animales en torno a un centro de investigación que utilizaba animales para sus pruebas. Juntos gritaban: “¡No es ciencia, es violencia! ¡Los animales tienen derecho a vivir!”. Habló de este caso, para a continuación trasladar el contexto a lo que hace la multinacional abortista ‘Planned Prenthood’, donde utilizan partes de los bebés abortados en centros de investigación, además de vender partes de sus cuerpos. El senador demuestra su indignación diciendo que no son ratas de laboratorio, sino niños a los que han asesinado.

Asimismo, Lankford cuenta que hoy en día las personas están concienciadas en la defensa de los animales y, sin embargo, no ocurre lo mismo con el aborto. Mientras se mantienen conversaciones y manifestaciones a favor de la defensa de los animales, miles de niños continúan siendo asesinados en clínicas abortistas, las cuales venden sus órganos posteriormente.

Lankford también denuncia la incoherencia de aquellos que afirman que el feto no es un bebé, sino un simple “tejido”, y más tarde venden ese “tejido” como órganos humanos. “¡Siempre fue un ser humano!”, recalca el senador. A continuación, habla de la ironía de “humanizar” a los animales, y pasar por alto a aquellos niños que son despedazados en el vientre de sus madres, y que luego son vendidos algunos de sus órganos.

También subraya el hecho de estas clínicas que “maquillan” la verdad, al decirles a las madres que los restos de sus bebés servirán para la investigación para salvar a otros niños. De esta manera, las madres no se sienten tan culpables, y según Planned Parenthood, se sienten hasta “reconfortadas”.

El senador incide en la ironía de este concepto; desmembrar a niños, con el objetivo de salvar a otros niños. No se trata de eso, sino que se debe ayudar al niño que está siendo asesinado, protegiendo su vida.

Una “doctora” de Planned Parenthood explicó en uno de los polémicos vídeos, sin tapujo alguno, la manera en la que se llevaban a cabo los abortos: “Le aplastamos la cabeza para matar al niño, y luego tenemos cuidado con aquellos órganos que valen dinero como el hígado o los pulmones”.

El Senador defiende que ese niño vale mucho más, y que resulta casi imposible, que la gente no vea que no existe diferencia entre un bebé de 20 semanas, y cualquiera de nosotros. Todos fuimos algún día un bebé de 20 semanas en el vientre de nuestra madre. Además, invita a toda la nación a hacerse una pregunta; ¿Realmente nos creemos que es un niño?

Está científicamente probado que un bebé de 21 semanas puede sentir dolor, por lo que no se les puede arrancar los órganos de la manera en la que se está haciendo en EEUU. El Senador invita a los americanos a hacerse la siguiente pregunta: “¿Eso es quienes somos en EEUU?”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>