Una carta a nuestros lectores: respeto

La redacción de ForumLibertas es pequeña y a veces parece un milagro que consigan realizar un producto tan interesante con tan pocos med…

La redacción de ForumLibertas es pequeña y a veces parece un milagro que consigan realizar un producto tan interesante con tan pocos medios. Pero, las limitaciones existen y, por ejemplo, se notan en la dificultad de ejercer una buena recepción de las cartas y comentarios que nos envían nuestros lectores. Esto comporta que a veces cometamos el error de publicar algunos que por su contenido deberían haber sido evitados por una razón elemental y fundamental, el respeto. Una cosa es criticar las ideas y los hechos y otra distinta es criticar a la persona entera. Nosotros estamos con lo primero e intentamos evitar lo segundo, aunque a veces la resbaladiza pendiente de las limitaciones humanas te hace caer. Y, siempre, siempre, todo hay que construirlo ante el respeto, porque ésta es una condición que podemos compartir todas las personas, pero que es especialmente exigible y exigente para los cristianos.

La razón es evidente: justos y pecadores, los que creen y los que reniegan y atacan esta creencia, los tibios y los indiferentes; todos, todos, somos hijos del Dios Padre al que rezamos, con el plural, en la oración que nos enseñó el mismísimo Jesucristo. Él es Padre y todos somos sus hijos. Si nos faltamos al respeto porque discrepamos de lo que hace uno o de lo dice el otro estamos haciendo daño a nuestro Padre, no actuamos de manera coherente con la fe que decimos profesar. Lo repetimos una vez más: la fe no es una ideología. Los católicos, los cristianos, no somos seguidores de un libro sino de una Persona, guiados por el Magisterio y la tradición.

Por eso el respeto es tan esencial y por eso nadie debería escribirnos cartas o comentarios en los que se maltrata de una manera indebida a la persona. Que sepan que vamos a ser particularmente exigentes con nosotros mismos en la atención a estos hechos. Y también les rogamos que, cuando observen que en un artículo, en una información, nosotros incurrimos en este defecto, nos lo hagan saber, porque ésta es una de las buenas formas por la que pueden ayudarnos.

Discrepar radicalmente de un acto cometido por una persona o un grupo no significa responder buscando dañar a aquella persona o a aquel grupo, porque este no es el fin que debe perseguir un cristiano. Es más, este tipo de reacción es claramente pecaminosa y debe ser rigurosamente evitada. Todo proceso de comprensión de una realidad significa necesariamente que la conclusión conduzca a algún tipo de manifestación de amor, que nadie puede confundir con la aceptación de todo acto, sino con el contestar a la pregunta: ¿de qué manera puedo construir una respuesta en el bien y buscando el bien en relación a este hecho que me resulta a mi criterio particularmente maligno?

Este es el esfuerzo que debemos realizar los católicos. Es el único que resulta coherente con afirmar que Dios es amor y que todos solo podemos confiar en Su misericordia.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>