Una exposición sobre el sexo cuestiona los criterios de utilidad social de Caixa Sabadell

La Fundación Caixa Sabadell expone desde el pasado 20 de abril y hasta el 12 de junio la muestra El sexe i la rauxa  (El sexo y el arrebato), en la qu…

La Fundación Caixa Sabadell expone desde el pasado 20 de abril y hasta el 12 de junio la muestra El sexe i la rauxa  (El sexo y el arrebato), en la que se exhiben una serie de dibujos, óleos, esculturas y fotografías con escenas de alto contenido sexual, violencia incluida. La exposición pone en cuestión los criterios de utilidad social que se le suponen a Caixa Sabadell a través de su fundación, sobre todo teniendo en cuenta que esa obra social la pagan todos los usuarios de la entidad bancaria y, también, la enorme cantidad de necesidades sociales sin cubrir actualmente en nuestra sociedad.

 

La exposición revisa en clave sexual todo un siglo y medio de creación plástica nacional, a través de las creaciones más o menos subidas de tono de unos 60 artistas entre los que cabe citar a Picasso, Miró, Dalí, Tàpies, Bigas Luna, Martí i Alsina, Manolo Hugué y Carlos Pazos, entre otros. Los temas expuestos están relacionados con la educación, la prostitución, los modelos de familia, la homosexualidad, el voyeurismo y la violencia sexual.

 

Temas irreverentes

 

Entre los contenidos que se pueden contemplar en la muestra se pueden encontrar escenas de amor lésbico, desnudos y pubis en primeros planos. Destacan también una visión del sexo femenino en un primerísimo plano de Martí Alsina y una visita a un burdel de Joaquín Sunyer en el que una chica muy maquillada ofrece su cuerpo desnudo a unos visitantes. También se exponen obras con temas irreverentes, como la de una Moreneta (Virgen de Montserrat) muy maternal acunando a Copito de Nieve (el gorila albino muerto recientemente en el Zoo de Barcelona), o la Ascensión de Ocaña al reino de los chulos, de Nazario. Cierra la exposición un ejemplo de violencia sexista, La maté porque era mía, de Ramiro Fernández.

 

Según explica el comisario de la exposición, Ricard Mas, “son 150 años de cultura catalana, la misma edad que debe tener el pan con tomate”. Y añade Mas: “La única constatación que tengo tras haber recopilado las obras es que lo más íntimo de la sexualidad (el deseo, las enfermedades venéreas, los cuernos, el encuentro…) no ha cambiado nada. Las conclusiones se las dejo al espectador”.

A tenor de la comparación y, sobre todo, del contenido de la exposición, cabe deducir que habrá espectadores que no coincidan con la valoración del comisario de El sexe i la rauxa, y que las conclusiones también pueden conducir a considerar la decisión de Caixa Sabadell, al organizar esta exposición, como un grave error que sólo puede generar desconfianza entre sus propios clientes y entre la opinión pública en general.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>