Una historia que “pertenece a todo el mundo”: Aronofsky presenta ‘Noé’ en Madrid; Emiratos Árabes la prohíbe

El próximo 4 de abril llega a la gran pantalla Noé, la nueva película de Darren Aronofsky en la que el director de Cisne negro o …

El próximo 4 de abril llega a la gran pantalla Noé, la nueva película de Darren Aronofsky en la que el director de Cisne negro o Réquiem por un sueño se enfrenta al reto de llevar al cine una de las historias bíblicas "más antiguas y más contadas" de la historia.

De esta manera se expresaba Aronofsky en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de su visita a Madrid para promocionar la película en compañía de Emma Watson y Jennifer Connelly, dos de las principales protagonistas.

En la entrevista, el director ha reconocido que embarcarse en este proyecto, en el que Russell Crowe se pone en la piel del personaje bíblico que escapa al Diluvio Universal, ha conllevado un riesgo: el rechazo de ciertos países musulmanes y de algunos sectores del catolicismo y del judaísmo.

"Pertenece a todo el mundo"

Sin embargo, el cineasta cree que esta controversia se basa en algo que "la gente aún no ha visto" y está convencido de que la polémica terminará "en dos semanas", cuando la cinta se haya proyectado.

Aronofsky opina que se trata de una historia que "pertenece a todo el mundo" y que casi no ha sido llevada al cine por dos motivos. El primero, por las dificultades técnicas que conlleva: "La tecnología necesaria para hacer realidad aquellos milagros no ha aparecido hasta hace poco tiempo".

El segundo está relacionado con la misión de "imaginar" todo el material narrativo que no aparece en el ‘Génesis’ para lograr una película "de dos horas" con un resultado "entretenido".

Para Aronofsky, la película será "sorprendente", ya que está seguro de que "visual y emocionalmente" es un filme muy diferente a lo que el público está acostumbrado. "Una experiencia muy diferente", garantiza.

Emiratos Árabes la prohíbe

En cualquier caso, Emiratos Árabes no parece estar de acuerdo con los argumentos de Aronofsky y ha prohibido que la película se proyecte en ese país.

El Consejo Nacional de Medios de Comunicación de Emiratos Árabes Unidos (EAU), organismo encargado de aprobar los filmes que se exhiben allí, ha tomado la decisión por motivos religiosos.

"Hay temas en la película que entran en conflicto con muchas religiones", asegura el responsable del Departamento de Seguimiento de Contenidos en los Medios de Comunicación, Juma Obaid en declaraciones al diario local Gulf News. Así, la decisión de censurar el filme Noé es ya un hecho "por respeto a estos sentimientos religiosos", insiste.

Emiratos Árabes se suma de esta manera a la prohibición impuesta por Catar, Baréin y Kuwait, que también decidieron vetar la proyección de la película en salas comerciales por considerarla contraria a la "sharia", la ley islámica.

Trabajando "al límite"

Volviendo a la presentación del filme, Aronofsky explica el porqué se decidió a trabajar de nuevo con Jennifer Connelly, a quien dirigió en el filme Réquiem por un sueño (2000). El director confiesa que pensó en ella desde el principio para interpretar a la mujer de Noé, porque posee "una belleza atemporal" y además "trabaja en cualquier situación".

Tanto Jennifer Connelly como Emma Watson, quienes interpretan a la esposa y a la hija adoptiva de Noé, respectivamente, han vivido situaciones "límite" durante el rodaje de esta película, retos "emocionales" pero también "físicos" que han contribuido al peso dramático de la película.

Según detalla Connelly, Aronofsky no fue explícito a la hora de dirigir esta cinta, pero el proyecto en sí conlleva dos retos. Uno físico, ya que tuvieron que sufrir "temperaturas frías y el ambiente húmedo", así como un desafío "a nivel emocional".

Para la actriz, tanto Noé como Réquiem por un sueño son muy directas, "ambas provocadoras, impactantes desde el punto de vista visual y muy pioneras porque él es un visionario". Y añade que el cineasta es "muy sensible a la hora de trabajar con los actores", lo que "ayuda en el componente dramático".

Por su parte, Emma Watson añade que el director de Noé exige el "110 por ciento" del actor. "Siempre capta esas interpretaciones tan intensas de los actores, es capaz de sacar lo mejor de ti por eso tan emocionante trabajar con él, porque me lleva al límite", cuenta.

Para ella, la "intensidad emocional" que requiere una historia "sobre el fin del mundo" fue un gran reto, pero también lo fueron otras cuestiones físicas, ya que, según explica, enfermó durante el rodaje tras beber agua en mal estado.

"Teníamos un horario duro y tenía que dar lo mejor posible. Seguro que esto hizo que mi papel fuera más dramático. Al ser un personaje tan exigente físicamente esto contribuyó a que la experiencia emocional fuera más intensa, porque estaba agotada", concluye.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>