Una política demasiado tensa y conflictiva

No hay ninguna duda, desde el inicio de la democracia éste es el período más largo de conflictividad política y, lo que es peor de todo sin perspectiv…

Forum Libertas

No hay ninguna duda, desde el inicio de la democracia éste es el período más largo de conflictividad política y, lo que es peor de todo sin perspectivas de que el enfrentamiento amaine, más bien todo lo contrario. Los temas son muchos, desde hace meses el papel estelar lo posee el Estatuto de Autonomía de Cataluña que incurre en el riesgo de traspasar el conflicto político a un enfrentamiento entre personas, entre colectividades, lo cual sería realmente trágico. Periódicamente la cuestión del País Vasco se aviva en función, y eso es francamente malo, de las iniciativas visibles de Batasuna y ETA, porque significa que la agenda política, la que aparece en los papeles y nos enteramos los ciudadanos, la controlan ellos. Y a estas cuestiones deberían añadirse todas las demás bien conocidas que están demoliendo instituciones básicas de la sociedad española como sucede con el matrimonio, la familia, la filiación,  y en general el parentesco.

Bajo todos estos conflictos se encuentra una guerra política por el  poder cuya iniciativa, y hay que decirlo con sinceridad, partió de la estrategia del Gobierno de eternizarse en el poder a base de articular pactos con las demás fuerzas y dejar absolutamente marginado al Partido Popular, sin brindarle la más mínima oportunidad de establecer acuerdos reales. La ambición de convertir al PSOE en el partido institucional del Gobierno de España y la reacción del PP que es casi una reacción del que intenta superar un cerco que pretende asfixiarle. En esta batalla parece valer todo, cualquier elemento se convierte en combustible para la hoguera de tanta vanidad. El resultado es pésimo para las personas que vivimos y trabajamos en este país.

Ha llegado el momento de que las personas sean del color político que sean, piensen como piensen se sitúen como prioridad establecer puentes, canalizar diálogos, concretar cesiones mutuas para devolver la normalidad a la política, para que deje de ser un creciente enfrentamiento entre enemigos y, vuelva a convertirse en una competencia entre adversarios.

Hazte socio

También te puede gustar