Una secta destructiva

Todos los partidos políticos tienen algo de sectario. En un reciente debate en Telemadrid, le decía Hermann Tertsch a María Antonia Iglesias: “Tú y lo…

Forum Libertas

Todos los partidos políticos tienen algo de sectario. En un reciente debate en Telemadrid, le decía Hermann Tertsch a María Antonia Iglesias: “Tú y los de tu secta”. Y no se refería a Prisa. Se refería a esta especie de nueva secta que ha surgido en torno a la revisión zapaterista del socialismo español.

Rodríguez Zapaterio ha convertido el PSOE en una secta destructiva, un derivado de la masonería más antisistema. Una secta cuya finalidad es la destrucción de la persona, la eliminación de Dios de la vida del hombre.

Este nuevo PSOE “inventado” por el Sr. Rodríguez Zapatero y compañeros de viaje masones, tiene unos rasgos muy precisos: la autoridad del gurú es incontestable, bajo las más graves penas; el número de elegidos es deliberadamente exiguo, en nombre de la fidelidad; obediencia a pies juntillas; el discurso interno se maximaliza, se extrema, se lleva a sus últimas consecuencias.

La secta, separada del mundo por una especie de “cordón sanitario”, expresión inventada por ciertos políticos de tan mala ralea como el Sr. Rodríguez, que establece para protegerse de toda contaminación, vive obsesionada con la propia pureza y con la maldad intrínseca del enemigo.

Rodríguez Zapatero ha planteado como verdades de fe argumentos cada vez más insostenibles, de manera que ya es solo es posible mantenerlos desde el fanatismo y la ceguera. Ha rodeado al gurú de una intangibilidad que roza lo supersticioso.

Ha suspendido todo debate interno en nombre del “proyecto”, de manera que cualquier disidente se convierte en traidor. Exige a sus fieles obediencia acrítica e irracional a los postulados del gurú, dando así lugar a un penoso espectáculo de envilecimiento intelectual y moral. Antes votar socialista era una opción política; ahora, es un compromiso que se presenta como acto de fe.

Sr. Rodríguez, es Vd. una mala persona, con una sola obsesión: destruir a los que se le oponen, aunque para ello tenga que pactar con asesinos. Por favor, váyase antes de que, como dijo un correligionario suyo, a España no la conozca ni la madre que…

Hazte socio

También te puede gustar