Por una Tierra Nueva

Apocalipsis 21 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva

¿Por qué no podemos unirnos por una tierra nueva, por un mundo nuevo?

Para erradicar la guerra, superar la pobreza, liberar en gran medida al hombre de la enfermedad, garantizar una asistencia sanitaria y educativa a todos, evitar la desigualdad extrema fruto del poder y la arbitrariedad, aportar tranquilidad a la vida de las personas para que puedan ser vividas en plenitud, sanar la Tierra de nuestros destrozos, salir al espacio y superar así la nueva frontera de la humanidad en una tarea que nos unirá. El espacio es la forma práctica de superar nuestras diferencias.

¿Por qué no asumimos la necesidad de educarnos en las virtudes para alcanzar la plenitud de nuestra condición humana, de reconocernos en nuestras tradiciones culturales, bajo el común denominador de la fraternidad humana surgida, para unos, de nuestra filiación divina, de la heredad del Padre común que nos reveló Jesucristo; para otros, para superar lo que nos es común, el sufrimiento, o para sentirnos solidarios con los demás? Tres vías, o una sola no importan si se promueve la unidad.

En este camino hemos de modificar nuestras estructuras económicas, mejorar nuestras instituciones, cierto. Pero la respuesta plena solo puede surgir de nuestra transformación interior con la expulsión del egoísmo y la superación de nuestro Yo como única o principal medida de todas las cosas. Si no ponemos fin a la confusión entre el bien y “mi” preferencia, entre la justicia y “mi” conveniencia, nada es posible. Sin abandonar la idea que impera de que nos realizamos solo o principalmente mediante la satisfacción de las pulsiones de nuestros deseos, nada bueno es factible. Si se sigue confundiendo el amor con la concupiscencia, donde solo cuenta la gratificación que los demás me aportan, nos destruiremos en nuestra decadencia, porque solo el vínculo que nos hace humanos nos salvará.

Solo el perdón, la reconciliación, la vida en comunidad, que empieza en la propia familia, nos permitirá construir una Nueva Tierra, construida con el amor de donación, la reciprocidad el sentido del deber, del servicio y la solidaridad.

Estos son los fundamentos de la buena vida, de la Nueva Tierra, de la nueva política.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1
  2. 2

    El Vínculo que nos hace humanos, iguales en dignidad es Dios. Y sin Él, no importa cuánto esfuerzo hagamos entre nosotros solos; el resultado será finalmente estéril.
    “La piedra que los constructores desecharon…”

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>