Uno de cada 230 refugiados muere en su sueño por alcanzar Europa

En enero entraron de forma irregular 54.518 inmigrantes y fallecieron en el intento 235. En 2015 lo hicieron más de un millón, y entre dos y tres millones esperan en Turquía para dar el salto por mar al Viejo Continente, la mayoría procedentes de Siria e Irak, que se queda sin cristianos

Los refugiados que consiguen llegar a Lesbos dan gracias por su suerte al pisar tierra firme, pero muchos mueren en el intento Los refugiados que consiguen llegar a Lesbos dan gracias por su suerte al pisar tierra firme, pero muchos mueren en el intento

El drama de los refugiados se plasma en unas cifras verdaderamente preocupantes: en 2015 llegaron 1.015.078 personas a través del Mediterráneo, y tan solo en enero ya suman 54.518. En relación a estos últimos, 235 personas perdieron la vida en su intento por llegar a Europa en el primer mes de 2016.

Si se comparan enero de 2015 con este primer mes de 2016, el número de refugiados se multiplica por diez ya que el año pasado hubo 5.550 refugiados en el primer mes, como se puede apreciar en el siguiente gráfico, reproducido a partir de la información publicada por el diario El País el pasado viernes, 29 de enero, con datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Si convertimos estos datos en una fría tasa estadística, se puede afirmar que uno de cada 230 refugiados muere en su sueño por alcanzar Europa, tras huir de los conflictos bélicos o de la miseria que azotan su país de origen. Es decir que la tasa es del 0,43%. Y, aplicando esa tasa al millón largo de refugiados en 2015, equivale a decir que el año pasado habrían muerto alrededor de 4.365 personas.

Estadística de las entradas de refugiados en Europa en 2015 y enero de 2016

Estadística de las entradas de refugiados en Europa en 2015 y enero de 2016

Cada vez mueren más niños

Otro de los aspectos trágicos de esta realidad es que cada vez mueren más niños en el intento de llegar a Europa. Sin ir más lejos, el pasado jueves, 28 de enero, fallecían ahogadas 24 personas en el naufragio de una embarcación en la que un grupo de refugiados se dirigía desde las costas de Turquía hasta las de Grecia. De ellos, nueve eran niños. Y el día anterior murieron otras seis, incluido un menor.

En el gráfico se ve también que, de los refugiados llegados desde enero de 2015 hasta ahora, el 57% eran hombres, el 17% mujeres y el 27% niños.

Además, las cifras van en aumento ya que se están registrando diariamente entre 3.000 y 3.500 refugiados en el centro de la isla griega de Lesbos; mientras en Turquía aguardan para dar el salto a Europa por mar entre dos y tres millones de refugiados, bien sea en dirección a esta isla o a cualquier otra del Egeo.

Irak y Siria, sin cristianos

Por otra parte, el drama de los refugiados procedentes de Irak y Siria tiene un componente añadido: el temor a que los cristianos desaparezcan de esta región, “como en Turquía, donde prácticamente ya no se puede hablar de una presencia cristiana”.

Con estas palabras describía el pasado jueves en Roma el patriarca sirio-católico, Ignace Joseph III Younan, la situación que se vive en estos dos países, ante la “indiferencia” de Occidente, añadía.

Los cristianos se ven obligados de forma masiva a dejar sus hogares en Irak y Siria, muchos son niños

Los cristianos se ven obligados de forma masiva a dejar sus hogares en Irak y Siria, muchos son niños

Durante una rueda de prensa organizada por la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada, monseñor Younan citó casos como el de la ciudad iraquí de Qaraqosh, en Nínive, una localidad dominada hoy por los yihadistas de Daesh y que hasta 2014 estaba habitada mayoritariamente por sirio-católicos, según informa Valores Religiosos.

Pero es en Siria donde el número de cristianos ha descendido de modo dramático; en los años 50 eran alrededor del 19% de la población y hoy son apenas el 5%”, subrayó el patriarca.

Al comparar la evolución de los cristianos árabes de Siria e Irak con el caso turco, Younan recordó que en la región occidental de Turquía existió en su día una de las comunidades cristianas más antiguas y florecientes, y hoy son muy pocos los que siguen el Evangelio, además de que son tratados como ciudadanos de segunda clase.

Una de las grandes persecuciones tuvo lugar durante la I Guerra Mundial, bajo el imperio otomano que se tambaleaba, cuando los armenios fueron víctimas de la deportación y del genocidio.

 

Hazte socio

También te puede gustar

6 Comments

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>