Varias diócesis ya han animado a sus fieles a participar en la manifestación del 18-J

La manifestación del 18 de junio en Madrid, que empezará a las 18.00 horas en la Plaza Cibeles y llegará hasta la Puerta del Sol, cuenta ya con el apo…

La manifestación del 18 de junio en Madrid, que empezará a las 18.00 horas en la Plaza Cibeles y llegará hasta la Puerta del Sol, cuenta ya con el apoyo explícito de varias diócesis españolas. La iniciativa del Foro Español de la Familia, impulsada para defender el matrimonio de hombre y mujer y los derechos de los niños, ha generado en los últimos días llamamientos de obispos y organismos eclesiales, especialmente de laicos, con el objetivo de movilizar al máximo número posible de ciudadanos católicos. Aunque la concentración no está organizada ni por la Iglesia católica como institución ni por la Conferencia Episcopal Española, ya son unos cuantos los titulares de diócesis que, desde la plena competencia pastoral y canónica sobre sus comunidades, han animado a sus fieles a participar en la marcha, y lo han hecho con mensajes directos en unos casos y a través de delegaciones en otros.

 

El Consejo de Laicos de la Archidiócesis de Madrid, en una nota hecha pública la semana pasada e introducida por una carta del obispo auxiliar Fidel Herráez, anima a los cristianos a estar en la manifestación. El organismo apela a la responsabilidad de todos en la construcción de una sociedad en la que se tengan en cuenta los derechos fundamentales de la persona, “entendidos según la recta razón y el patrimonio de la tradición cristiana”. En la misma línea, explica que miles de ciudadanos están preocupados por las “polémicas medidas” del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en aspectos que afectan a la vida humana, el matrimonio, la familia, la educación y los derechos de los más pequeños. El Consejo de Laicos define la marcha del Foro Español de la Familia como un instrumento para “hacer valer nuestros derechos democráticos y oponernos a leyes como la de llamar matrimonio a las uniones de parejas del mismo sexo y permitirles la adopción de niños, así como facilitar las rupturas matrimoniales, autorizar la experimentación con células embrionarias o controlar el ideario de los centros educativos concertados”. Finalmente, asegura que todas estas actuaciones del ejecutivo son “una agresión a los fundamentos de la vida familiar y social”.

 

Otro organismo laical que se ha pronunciado a favor de la participación el día 18 es el Consejo de Laicos de Toledo. En su escrito, asegura que los cristianos “no podemos quedarnos cruzados de brazos” ante las últimas medidas del Gobierno, que “suscitan entre los ciudadanos gran preocupación por el futuro de nuestra sociedad y de sus instituciones más básicas, necesarias y fundamentales”. El documento también recuerda que un Consejo de Laicos siempre “está llamado a promover, impulsar y canalizar la presencia de los cristianos en la sociedad”. El llamamiento ha sido apoyado también claramente por su obispo y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, Antonio Cañizares, quien afirmó hace varios días que “la democracia, con esta permisividad, camina hacia su destrucción”. En esta línea, concluyó que “lo lógico es que esta ley, que contradice la naturaleza de las cosas, sea rechazada por los católicos”.

 

El obispo de Málaga habla claro

 

En Málaga, ha sido el propio obispo, Antonio Dorado, quien ha mostrado públicamente su apoyo a la manifestación. En una carta publicada el pasado 30 de mayo, el prelado introduce un escrito del Secretariado de Pastoral Familiar, refrendado por el Consejo Pastoral Diocesano, en el que se anima a los creyentes a participar en la concentración. Dorado asegura que su diócesis pretende así “manifestar públicamente una opinión contraria al anuncio del Gobierno de aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción de hijos por los mismos”. Tras apoyar su mensaje en “la importancia que tienen en este momento determinadas realidades que afectan al bien de la persona y de la sociedad en general”, pide a los párrocos y rectores de iglesias que “lean la nota en todas las eucaristías de los fines de semana próximos”. En el texto aludido, el Secretariado de Pastoral Familiar “apoya dicha manifestación y reafirma la necesidad de defender públicamente el auténtico significado del matrimonio y la familia, que se fundamenta en el humanismo cristiano”.

 

En términos similares se ha expresado el obispo de Tarazona, Demetrio Fernández, que ha escrito una carta a sus fieles en la que les invita a apoyar la concentración del día 18. “Un cristiano, además de los medios sobrenaturales, (oración, sacrificio, testimonio, etc.), debe emplear todos los medios cívicos a su alcance”, asegura. También afirma que se está produciendo toda una movilización social “como un despertar enérgico de quienes no quieren ese modelo de hombre, de familia y de sociedad que destruye toda una cultura más que milenaria”. Por otro lado, se refiere a otras iniciativas gubernamentales, como las que afectan al ámbito educativo.

 

El obispo de Calahorra y la Calzada-Logroño y presidente de la Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal (CEE), Juan José Omella, aseguró este lunes que rezará para que el Gobierno atienda la protesta que ha convocado el Foro de la Familia para el día 18 contra su proyecto de regular el matrimonio entre homosexuales. El prelado recalcó que la marcha está organizada por "los propios cristianos, seglares y laicos que quieren hacer oír su voz". También manifestó el "respeto" por parte de la jerarquía católica a esta iniciativa, que "representa la presencia pública, también de los cristianos, en la construcción de la sociedad". Preguntado por los periodistas, Omella señaló que no podrá acudir a la concentración porque ese día estará ocupado con una visita pastoral en su diócesis. "Pero rezaré para que la manifestación se desarrolle en clima de paz y no de violencia y pediré para que los gobernantes que tanto nos hablan (de diálogo) escuchen el grito del pueblo", aseguró.

 

Desde la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, su titular, José Gea Escolano, hizo un llamamiento a los católicos, a través de una reciente carta pastoral, para que acudan a la manifestación. Además, insta a los ciudadanos a “tomar buena nota para cuando haya elecciones, actuando en consecuencia”. El obispo recuerda que la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo “perjudica el bien común de la sociedad”, y avisa a los políticos de todos los partidos que “no deben aprobar dicha ley si quieren ser fieles a la doctrina de la Iglesia”. En este sentido, lamenta que “se va perdiendo el sentido sacramental y natural del matrimonio”, por lo que considera “necesaria una actuación desde el campo seglar para defender el bien del matrimonio y la familia”.

 

Conciencia cívica a favor de la familia

 

En un texto conjunto emitido el pasado jueves, los obispos de Cádiz y Ceuta y Asidonia Jerez, Antonio Ceballos y Juan del Río, muestran su apoyo al “derecho democrático que tienen los fieles de sus respectivas diócesis, así como otros ciudadanos, a manifestarse en virtud de su conciencia cívica y religiosa en la defensa del verdadero matrimonio, de la infancia y de la auténtica familia”. También reiteran, “ante la opinión pública, la necesidad de proclamar la verdadera doctrina eclesial y de Derecho Natural sobre el matrimonio y la familia, así como su apoyo e identificación total con la nota del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española” titulada A favor del verdadero matrimonio (15 de julio de 2004). Los prelados recuerdan, asimismo, que “a dos personas del mismo sexo no les asiste ningún derecho a contraer matrimonio entre ellas”. Finalmente, desmienten algunas informaciones aparecidas recientemente en las que se decía que estos dos prelados no respaldaban la concentración de Madrid.

 

Por su parte, la diócesis de Sevilla también ha hecho oír su voz. Su delegado de Educación, Manuel Campillo, mostró el pasado viernes su apoyo a la manifestación. “La movilización será en defensa de la familia, para apoyar esta institución, por lo que no se va en contra ni del Gobierno central ni de las uniones que pueda haber entre personas del mismo sexo”, explicó a la agencia EUROPA PRESS.

 

Finalmente, cabe destacar que Ávila también acaba de publicar un manifiesto en que apoya la participación en la marcha del día 18. Bajo el título de Manifiesto por la familia, la Comisión Permanente del Consejo de Pastoral, órgano donde están representados todos los sectores de la diócesis, así como los presidentes y delegados de movimientos diocesanos y dirigentes del ámbito educativo cristiano, se muestran a favor de la presencia en la calle para defender el matrimonio de hombre y mujer. “La insistencia en denominar matrimonio a la unión entre dos personas del mismo sexo, cuando existen o se pueden aprobar otras denominaciones contractuales, no puede tener otra finalidad que desvirtuar la institución matrimonial o menoscabar innecesariamente las instituciones de tradición cristiana”, explican. Los responsables abulenses se refieren, en otro fragmento, a las firmas recogidas por la Iniciativa Legislativa Popular y recuerdan que el Gobierno no fomenta el diálogo con estas medidas “tan rechazadas por un amplio sector de la población”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>