Vigila de oración por la paz en Siria: Francisco rechaza los fines comerciales de las guerras

El Papa Francisco renovó el domingo su llamada contra la guerra y para que ésta no sirva a fines comerciales con la venta ilegal de arma…

El Papa Francisco renovó el domingo su llamada contra la guerra y para que ésta no sirva a fines comerciales con la venta ilegal de armas, reiterando su petición de que cese "la violencia y la devastación" en Siria. Francisco hizo este pronunciamiento ante los miles de fieles que asistieron en la plaza de San Pedro del Vaticano al tradicional rezo del Angelus dominical, que sucedió a la vigilia mundial de oración y ayuno que presidió para pedir la paz en Siria.

La vigilia estuvo marcada por la advertencia del Santo Padre de que “la violencia tiene el lenguaje de la muerte” y pidió trabajar “por el diálogo y la reconciliación”.
El obispo de Roma guió este sábado la multitudinaria vigilia y recordó desde el Vaticano el olivo que plantó en 2000 en Plaza de Mayo, junto con referentes políticos y de los credos, como signo permanente de la no violencia.
"La violencia y la guerra sólo conllevan muerte y tienen el lenguaje de la muerte. La guerra no es el camino para la paz", advirtió el pontífice argentino y aseguró que la paz "es posible para todos", en un mensaje que se replicó con misas, procesiones en las calles y rezos en todo el país.
"En la querida nación Siria, en Medio Oriente, en todo el mundo, recemos por la reconciliación y la paz, trabajemos por la reconciliación y la paz", enfatizó en medio de aplausos.
"La guerra es siempre un fracaso de la humanidad", sostuvo ante una multitud, estimada por la casa de Prensa vaticana en 100.000 personas, lo cual desbordó la plaza de San Pedro.
Allí pudo verse banderas argentinas y de otros países latinoamericanos, mientras un grupo de musulmanes recitaba el Corán.
"Seguimos alzando la mano contra quien es nuestro hermano. Nos dejamos guiar por los ídolos y nuestros intereses. Mientras perfeccionamos nuestras armas, nuestra conciencia se adormeció e hicimos sofisticados razonamientos para justificarnos como si fuera algo normal, y seguimos sembrando dolor y muerte", lamentó durante su meditación. "La violencia y la guerra sólo conllevan muerte y tienen el lenguaje de la muerte", agregó.
El Papa citó a Pablo VI para pedir: "nunca más los unos contra los otros; jamás, nunca más… ¡Nunca más la guerra!", y clamó: "que se acabe el sonido de las armas. La guerra significa siempre el fracaso de la paz, es siempre una derrota para la humanidad"
"La violencia y la guerra nunca son camino para la paz", sostuvo, al convocar: "Esta noche me gustaría que desde todas las partes de la tierra gritásemos: Sí, es posible la paz para todos".
El Papa pide seguir adelante con “obras de paz”
El Papa pidió en el Angelus del domingo, tras la Vigilia de oración, combatir la guerra más profunda, la que comporta tomar la decisión "fuerte y valiente de renunciar al mal y a sus seducciones y escoger el bien". Francisco se preguntó para qué sirve hacer tantas guerras si no se es capaz de llevar a cabo "esa guerra profunda contra el mal" y señaló que esa lucha contra el mal comporta "decir no al odio fratricida y a las mentiras de las que se sirve, a la violencia en todas sus formas, a la proliferación de las armas y a su comercio ilegal, del que hay mucho".
Lamentó que con todas las guerras que existen siempre permanece la duda de si se trata "verdaderamente de una guerra por problemas o es una guerra comercial para vender armas en el comercio ilegal".
"Estos son enemigos que hay que combatir unidos y con coherencia, sin seguir otros intereses que no sean los del bien común", agregó. El pontífice agradeció su participación a todos los que ayer se sumaron a la vigilia de oración e invitó a seguir adelante "con las obras de paz", lanzando una nueva enérgica petición para que cesen "de forma inmediata la violencia y la devastación en Siria" y se trabaje para alcanzar "una justa solución al conflicto fratricida".
Asimismo pidió rezar por otros países de Oriente Medio como el Líbano, donde abogó por que sea posible "encontrar la deseada estabilidad y continúe siendo un modelo de convivencia". Pidió también rezar por Irak, para que "la violencia sectaria deje paso a la reconciliación" y por Egipto, "para que todos los egipcios, musulmanes y cristianos, se comprometan a construir juntos la sociedad por el bien de la población".
Éxito de seguimiento y adhesiones en el mundo
Tras la plegaria del Papa del sábado, la multitud rezó en silencio, acto al que siguió la adoración eucarística en cinco tiempos con lecturas bíblicas, una oración de Pío XII,invocaciones en forma de responsos y cantos.
El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York y presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, y el obispo Richard E. Pates, presidente, del Comité Internacional Justicia y Paz, escribieron una carta abierta a Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, con motivo de la anunciada intervención militar a Siria.
La carta ha sido publicada en la mayoría de los medios de comunicación estadounidenses creando un profundo debate sobre la polémica decisión política. Los representantes católicos destacan el “total del uso de armas químicas en Siria” y subrayan que la atención debe estar “en la catástrofe humanitaria que se está desarrollando en Siria y en salvar las vidas acabando con este conflicto, no alimentándolo”.
En la catedral de Buenos Aires, el arzobispo Mario Poli presidió la misa y luego hubo una adoración eucarística. Las demás diócesis argentinas se unieron a la jornada de oración y ayuno por la paz en Siria convocada por el Papa, mediante reuniones ecuménicas e interreligiosas, misas, procesiones en las calles y el rezo familiar y comunitario de la plegaria de San Francisco de Asís.
También los ciudadanos iraníes en todo el mundo, seguidores del Islam chiíta, cristianos, de fe Bahai, o laicos, todos miembros de la organización “Iran Rights Watch” ayunaron y rezaron, de forma privada, por la paz en Siria, especialmente en solidaridad con el pueblo sirio: así lo informó el activista iraní Mahmood Amiry-Moghaddam, presidente de la organización no gubernamental “Iran Human Rights”, que promueve los derechos humanos y las libertades en Irán.
El Patriarca Ecuménico de Constantinopla Bartolomé I recibó también el llamamiento del “hermano en Cristo, Papa Francisco” para orar y ayunar por la paz en Siria, pidiendo también a los líderes internacionales reunidos en San Petersburgo para la cumbre del G20 que promuevan una solución negociada y no un conflicto militar en Siria. “El Patriarcado Ecuménico y nosotros personalmente –se lee en una nota enviada a la Agencia Fides- estamos siguiendo con inquietud la evolución de la situación en Siria y, más en general, en todo el Oriente Medio. Oremos para que la paz prevalezca. Además sólo la paz permitirá a los cristianos de Oriente Medio seguir viviendo sin ningún impedimento en aquellas tierras donde nacieron”.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>