Violencia doméstica: agresiones previas sólo en un 14% de casos

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, ha publicado un análisis sobre «las sentencias dictadas por los tribunales del jurado en el…

Forum Libertas

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, ha publicado un análisis sobre «las sentencias dictadas por los tribunales del jurado en el período 2001-2005 relativas a homicidios o asesinatos entre los miembros de la pareja o ex pareja».

Entre los datos que integran el análisis se incluye uno que resulta fundamental, es el correspondiente a la conclusión 22ª y que transcribo literalmente:

«En sólo 21 sentencias consta reflejada la existencia de agresiones previas por parte del autor hacia la víctima, lo que supone un 14,28% de casos».

(¡Ojo!, no se refiere sólo a que la agredida no hubiese denunciado agresiones previas, sino que, según se recoge en el propio informe, no se pudo acreditar en el juicio de ningún modo, incluidos testimonios de familiares, vecinos, etc., que existiera alguna situación de amenaza para la víctima).

Aun admitiendo que este número pudiera ser algo mayor, porque del análisis se excluyen, lógicamente, los casos en que el agresor muere tras cometer la agresión, el dato es fundamental.

Y lo es porque resulta demoledor respecto a la política practicada por los diferentes Gobiernos en esta materia, ya que todas las medidas que se han ido tomando para combatir este género de violencia se basan en el supuesto de que la mayoría de asesinatos se produce por la falta de denuncia de la agredida, o como se dice en el informe:

«el resultado de muerte nunca corresponde a la primera agresión sino que culmina un calvario de violencias padecidas».

Pero el dato del minoritario 14,28% destroza tal presupuesto.

Por eso, la política que se está aplicando podrá ser útil para combatir ese minoritario 14% de casos, pero poco sirve para el restante mayoritario número de supuestos; es más: posiblemente está contribuyendo a agravar el problema.

Mientras se continúe con el tratamiento actual, basado en un erróneo diagnóstico, este tipo de violencia, como otras muchas, no se frenará.

Hazte socio

También te puede gustar