Viven en situación de hambre

Si se mantiene la tendencia de los últimos 20 años, la meta de los Objetivos del Milenio relativa a la reducción del porcentaje d…

Si se mantiene la tendencia de los últimos 20 años, la meta de los Objetivos del Milenio relativa a la reducción del porcentaje de personas en situación de hambre quedará incumplida. Los datos son desoladores: al menos una de cada ocho personas en el mundo vive en situación de hambre, según el informe ‘El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2012’ (SOFI), que actualiza los datos de subnutrición en el mundo, publicado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo para la Investigación y el Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La campaña ‘Derecho a la alimentación URGENTE’ lanzaba una declaración con motivo del Día Mundial de la Alimentación en el que llamaba la atención sobre una serie de puntos que habría que trabajar para revertir esta situación, decían:

1. Llamamos la atención sobre la necesidad de actuar sobre las causas estructurales que producen el hambre en el mundo: desregulación de los mercados financieros y de la especulación con materias primas alimentarias, políticas de incentivos a los agrocombustibles que están generando competencia con la alimentación humana, timidez de las medidas frente al cambio climático cuyos efectos afectan principalmente a los países pobres más dependientes de la agricultura, falta de control sobre las grandes operaciones de acaparamiento de tierras, etc.

2. Proponemos fomentar un crecimiento agrícola que tenga en cuenta la agricultura familiar campesina y su seguridad nutricional, poniendo énfasis en personas sanas y productivas, lo que implica que no se debe atender únicamente la seguridad alimentaria a un nivel puramente global, sino que se debe atender la seguridad nutricional a nivel individual para niños, mujeres y hombres.

3. Pedimos el compromiso político del Gobierno de España para seguir apoyando políticas y programas de lucha contra el hambre, destinando para ello recursos de AOD en la medida de las posibilidades e impulsando la coherencia de otras políticas para alcanzar este fin.

4. Invitamos a la ciudadanía a asumir compromisos personales en la lucha contra el hambre, a través de las pequeñas decisiones de cada día, para lo cual ofrecemos un material de reflexión y acción titulado “Hambre de justicia. Siete compromisos capitales en la lucha contra el hambre”.

Hazte socio

También te puede gustar