Viviendas protegidas de 25 metros: La ministra Trujillo “castiga” a las familias

La ministra de la Vivienda, María Antonia Trujillo, ha añadido un despropósito más a su ya de por sí maltrecho y hasta ahora ineficaz Plan para foment…

Forum Libertas

La ministra de la Vivienda, María Antonia Trujillo, ha añadido un despropósito más a su ya de por sí maltrecho y hasta ahora ineficaz Plan para fomentar la vivienda en España. Este lunes, 11 de abril, Trujillo anunció que está estudiando modificar la normativa que regula la construcción de Vivienda de Protección Oficial (VPO) para introducir también pisos de entre 25 y 30 metros cuadrados.

 

La titular de Vivienda, que realizó su anuncio en la inauguración del Salón Construmat que se celebra en la Fira de Barcelona hasta el día 16 de abril, calificó de “encorsetada” la actual normativa de VPO e insistió en que “el objetivo es modificar la legislación para que se puedan construir viviendas de tamaño más reducido, adecuadas a cada ciclo vital de las personas”. La normativa actual fija el tamaño mínimo para las viviendas protegidas en 40 metros cuadrados.

 

De aprobarse su propuesta, el reducido espacio de los habitáculos quedaría compensado, según la ministra, con espacios compartidos: “Se proponen soluciones imaginativas y sostenibles y la creación de espacios comunes para todos los vecinos del edificio, como pasillo, lavaderos, portería, trasteros o puntos de reciclaje”, dice la nota de prensa facilitada por el Ministerio.

 

“No podemos seguir con el concepto de una vivienda protegida encorsetada”, explico Trujillo, que también defendió su propuesta amparándose en que “hay que seguir el modelo de los países nórdicos, ya que una persona joven puede necesitar sólo un apartamento de 30 metros cuadrados”.

 

¿Y las familias?

 

Sin embargo, la justificación de la ministra es parcialmente cierta, ya que estos países también disfrutan de unas ventajas y ayudas sociales para las familias y mujeres con hijos que están a años luz de las que perciben las familias españolas. Además, Trujillo no parece tener en cuenta que su propuesta tan sólo fomentaría un determinado tipo de emancipación, la de los jóvenes. Pero, ¿y las familias?.

 

El anuncio de la responsable de Vivienda, aunque asegura que “la dignidad no se mide por metros cuadrados”, tiende más a fomentar la independencia temporal de los jóvenes solos o de las parejas sin hijos que la creación de nuevas unidades familiares. Ahora bien, ¿cómo piensa Trujillo solucionar el problema que se plantearía cuando esas parejas tuvieran uno o varios hijos?

 

Ante estos interrogantes, cabe preguntar si la propuesta de la ministra Trujillo se puede considerar un progreso, como asegura ella, o una regresión en cuanto a medidas sociales se refiere. Todo apunta a que, ante la imposibilidad de abaratar el precio del suelo –una promesa electoral incumplida-, se hubiera decidido reducir el tamaño de los pisos.

 

Los inmigrantes, “fuera de juego”

 

Otra cuestión que también parece evidente, tras el anuncio de la ministra de la Vivienda, es que el colectivo de inmigrantes se queda en “fuera de juego” en la propuesta de Trujillo. Hay que considerar que la gran oleada de inmigrantes que constantemente llegan a España es uno de los factores que influyen en el aumento de la demanda de pisos y, por tanto, en el aumento de alquileres, lo que les supone una barrera prácticamente imposible de salvar. En cualquier caso, las familias de inmigrantes suelen ser familias numerosas, por lo que les seguirá estando vetado el acceso a una vivienda digna.

 

Un plan rechazado desde Cataluña…

 

A las voces que ya han lanzado críticas a la propuesta de la ministra Trujillo, hay que añadir la de la Directora General de la Vivienda de la Generalitat de Cataluña, Carme Trilla, quien se mostró este martes, 12 de abril, contraria a este anuncio al considerar que los metros cuadrados sugeridos por Trujillo son “un espacio demasiado pequeño para vivir” dignamente. “Estamos totalmente en contra”, manifestó Trilla.

 

“Sería un error histórico como fue en el franquismo, cuando se hicieron pisos para la inmigración de 30 metros”, y ahora parece que se quieren recuperar este tipo de propuestas, declaró la responsable de la vivienda en Cataluña.

 

… y desde el Partido Popular

 

También la portavoz del Partido Popular en materia de juventud, Ana Belén Vázquez, calificó de “bochornoso” el anuncio de Trujillo y aseguró que la propuesta atenta contra el derecho constitucional a una vivienda digna. Belén afirmó, asimismo, que la iniciativa se debe a que la ministra no sabe cómo salir del paso tras el incumplimiento de las promesas electorales del PSOE.

 

De momento, Vivienda ha suscrito un convenio con Fira de Barcelona para estudiar este tipo de alternativas a la actual vivienda con el Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña y con la Fundación Mies Van der Rohe. Este estudio estará dotado con 530.000 euros, de los que el ministerio aportará 120.000 euros, con el objetivo de conseguir “un espacio mínimo habitable con un presupuesto limitado”.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar