Xylella fastidiosa: la muerte de los olivos

La propagación de la bacteria Xylella fastidiosa en España ha hecho saltar las alarmas, después de arrasar el sur de Italia. La única solución hasta la fecha es eliminar las zonas afectadas

Xylella

La bacteria Xylella fastidiosa se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para los agricultores. Originaria de California, la Xylella ha arrasado miles de hectáreas en Italia y su presencia en España se ha detectado de momento en las Islas Baleares y Alicante.

La peligrosa bacteria Xylella fastidiosa se está expandiendo por la Península Ibérica, después de sentenciar a muerte a gran parte de los olivos del sur itálico. Originaria del norte de California, se tiene constancia de su existencia desde finales del siglo XIX. Por desgracia de los agricultores, aún hoy no se ha descubierto ninguna defensa eficaz contra ella. Se estima que en los Estados Unidos se pierde anualmente 104 millones de dólares a causa de sus efectos. En California la bacteria no sólo afecta a los olivos sino a un total de más de 200 especies (entre ellas los almendros, cítricos y plantas ornamentales).

La propagación en Europa se originó en Pulla, al sur de Italia. La expansión de esta bacteria afectó a 230.000 hectáreas en sólo dos años. A finales de 2016 la bacteria se detectó en Baleares, para luego descubrir hace tres meses que la Xylella fastidiosa ha llegado en Guadalest (Alicante).

Xylella

Ramas de olivo afectadas por la temida bacteria.

Los investigadores aún no han acabado de secuenciar las muestras de la Xylella de Alicante. Alberto Ferres, investigador del CSIC, apunta a que pronto se conocerá el tipo de variante. Apunta a que se desconoce el tiempo que lleva en la Península y resalta que, al detectarse en un almendro, lo normal es que no sea igual que la variante italiana. Hasta la fecha las Xylellas detectadas son de dos grupos distintos: la Xylella fastidiosa fastidiosa y la Xylella fastidiosa multiplex, parecidas genéticamente a las detectadas en Córcega, son menos peligrosas que la de Italia. Esta última, la Xylella fastidiosa pauca, es especialmente un grave problema para los olivos.

Proliferación de la Xylella fastidiosa

 

La Xylella se expande mediante los insectos que se alimentan de la savia de los árboles. Los expertos resaltan que el clima de España, al ser más extremo en verano que el italiano, resulta menos favorable para estos insectos al no poder aguantar temperaturas muy altas.

Caos en Italia

La única solución hasta el momento es eliminar los olivos que se encuentren dentro de un radio de 100 metros del afectado. Esta medida, rápida pero drástica, no se está llevando a cabo correctamente en Italia. Los ecologistas no sólo han impedido a varias operaciones de tala de olivos, han acusado a los científicos de expandir la Xylella por motivos ocultos.

Xylella

Los ecologistas proponen alternativas como la Biodinámica (ritos y creencias de influencia oriental que usan determinados grupos para substituir tratamientos como los fertilizantes o los pesticidas). Claramente estas acciones no tienen un respaldo científico.

El plan de acción de estos grupos es básicamente no hacer nada. Defienden que la naturaleza de regula por si sola y que ni la tala ni el uso de pesticidas tienen efectos positivos contra la lucha de esta bacteria.

Grandes zonas rurales italianas ven como su principal industria está en peligro mortal. Además de la producción agrícola, la Unión Europea subvenciona la posesión de olivos centenarios (aún que no sean productivos). La presencia de la Xylella y su antídoto aún por descubrir no es motivo de esperanza para los trabajadores del sector.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>